Una nueva investigación de fuentes abiertas arroja luz sobre el asesinato de un abogado turco de derechos humanos

Publicado el Por Yvo Fitzherbert (author)

Lugar(es):

Personas asisten a una manifestación con fotos de Tahir Elci, ex presidente del Diyarbakir Bar Association asesinado en 2015, el 24 de enero de 2019 en el centro de Estambul (AFP).
Personas asisten a una manifestación con fotos de Tahir Elci, ex presidente del Diyarbakir Bar Association asesinado en 2015, el 24 de enero de 2019 en el centro de Estambul (AFP).

El 28 de noviembre de 2015, el renombrado abogado turco de derechos humanos Tahir Elci fue asesinado a tiros mientras daba una conferencia de prensa bajo el histórico minarete de cuatro patas en la ciudad vieja de Diyarbakir.

Había estado pidiendo el fin de los combates que se habían desatado entre los militantes vinculados al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y las fuerzas de seguridad en el antiguo barrio de Sur.

"No queremos armas, conflictos ni operaciones en esta región histórica y muy antigua de la humanidad, que ha albergado muchas civilizaciones", dijo.

"Queremos que esta región esté lejos de todas las guerras, armas u operaciones".

Momentos más tarde, aproximadamente a las 10:55 am, Elci yacía boca abajo en un charco de sangre debajo del minarete.

En lugar de reavivar un proceso de paz vacilante, la muerte de Elci llevó a la intensificación de la violencia que dejó a gran parte de la ciudad vieja en ruinas. Mientras que los videos circularon ampliamente en las redes sociales en el momento de su muerte, la cuestión de quién mató a Elci quedó sin resolver.

Ahora, una agencia de investigación con sede en Londres, Forensic Architecture, ha publicado una investigación que establece potencialmente la fuente de la bala que mató a Elci.

"Nuestra investigación ha identificado a los individuos que deberían ser tratados como sospechosos en el caso", escribió la organización.

"Estos hallazgos subrayan la necesidad de que las autoridades turcas inicien una nueva y efectiva investigación sobre las circunstancias de la muerte de Elci".

El hermano de Elci había afirmado que este había sido asesinado por el estado, mientras Selahattin Demirtas, el entonces copresidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), dijo que "estaba claro que la bala que mató a Tahir Elci provino de un arma policial, pero el objetivo de tal asesinato solo puede ser esclarecido por una investigación forense”.

El entonces primer ministro Ahmet Davutoglu prometió una investigación transparente sobre su muerte, afirmando que no descartaría la posibilidad de que Elci hubiese sido atacado como parte de un planeado asesinato de militantes del PKK.

A pesar de las promesas del ministro de Justicia, Bekir Bozdag, de que la investigación se llevaría a cabo con el "máximo cuidado", nadie fue acusado y la investigación oficial se detuvo. Como resultado, el Colegio de Abogados de Diyarbakir encargó a Forensic Architecture (FA) en 2016 investigar el asesinato.

La confusión en torno a quién fue el verdadero culpable del asesinato provino de los caóticos incidentes que precedieron a la muerte de Elci. Dos militantes del PKK dispararon y mataron a dos policías en una calle cercana, para luego huir de la escena corriendo, pasando por la conferencia de prensa que Elci estaba dando.

Lo que siguió fue una lluvia de 40 balas disparadas por la policía contra los militantes. Sin embargo, la única víctima mortal en la escena fue Elci, que recibió un disparo mortal en la parte posterior de la cabeza.

Utilizando una serie de pruebas, desde testimonios de testigos, secuencias de video, fotografías e informes oficiales, la investigación de Forensic Architecture sincronizó el material audiovisual y construyó un modelo tridimensional de la escena generado por ordenador para reducir los posibles disparos mortales de 40 a 6.

Llegó a la conclusión de que los seis tiros que pudieron haber matado a Elci fueron disparados por tres policías (policías A, C y D en la investigación), que nunca fueron entrevistados como sospechosos en el caso.

Eyal Weizman, director de la FA, dijo que “tanto el asesinato de Tahir Elci como la aparente falta de voluntad de investigar el asesinato demuestran una inquietante falta de respeto por los derechos humanos. Confiando solo en las pruebas disponibles para el estado, hemos podido establecer tres sospechosos en el asesinato de Tahir Elci.

"Ahora depende del estado actuar al respecto de estos hallazgos".

Junto con la identificación de los tres posibles sospechosos del asesinato de Tahir Elci, la investigación también estableció que los dos miembros del PKK no podían haber disparado los disparos mortales y que no había pruebas auditivas de que se disparasen armas de largo alcance en el momento del disparo, tal y como habían afirmado los policías.

La conclusión descartó la sugerencia de que los militantes del PKK, ya sea los dos miembros en la escena u otros militantes que atacasen a Elci con armas de largo alcance, pudiesen haber estado detrás del asesinato.

El 14 de diciembre, el Colegio de Abogados de Diyarbakir presentó los hallazgos de FA al fiscal a cargo de la investigación en la ciudad.

"La investigación de la FA proporciona evidencia científica que determina a los sospechosos potenciales del asesinato de Tahir Elci", dijo Cihan Aydın, presidente de Diyarbakir Bar Association, a Middle East Eye.

"Sin embargo, desde que presentamos estas pruebas a la fiscalía pidiendo interrogar a los tres policías y abrir un caso judicial, la fiscalía aún no ha respondido. No ha habido desarrollo alguno ”.

 

Una 'voz disidente’

En las semanas previas a la muerte de Elci, este había recibido numerosas amenazas de muerte tras afirmar en directo en el popular programa de televisión  de CNN Turk de Ahmet Hakan, Tarafsiz Bolge, que el PKK no era una organización terrorista

"Quería romper el tabú con respecto a que los medios de comunicación turcos etiquetan al PKK como terrorista, que no comprende el apoyo local que tienen debido a sus legítimas demandas de derechos kurdos", dijo a New Arab en su oficina en Diyarbakir en octubre de 2015 , un mes antes de su muerte.

"No lo dije porque apoye al PKK, sino porque quería declarar un hecho en relación a su legitimidad ante los ojos de muchos kurdos".

Sus comentarios en CNN Turk causaron una gran controversia, seguida de una acusación que condujo a su arresto el 20 de octubre, además de numerosas amenazas de muerte.

Elci dijo que estaba profundamente molesto por el aumento de la violencia que estaba consumiendo el sureste en ese momento, una situación que atribuyó a los militantes del PKK y al estado turco.

"La reconstrucción de las trincheras fue algo estúpido", dijo Elci, refiriéndose a la decisión de los militantes de establecer fortificaciones en varias ciudades del sureste en el verano y otoño de 2015.

“El HDP obtuvo 80 escaños con 6’5 millones de votos en las elecciones de junio de 2015, por lo que ahora hay una oportunidad crucial para obtener derechos democráticos a través de las elecciones. Con semejante éxito, ¿qué necesidad hay de semejante violencia? ”, preguntó.

En los meses previos a su muerte, Elci visitó su ciudad natal de Cizre, una ciudad consumida por la violencia por aquel entonces, y preparó meticulosamente un informe que detallaba minuciosamente las violaciones de derechos humanos cometidas durante el toque de queda impuesto por el gobierno en la ciudad en septiembre de 2015.

Incluyendo numerosos relatos de testigos presenciales del conflicto, el informe atestiguó el deseo de Elci de encontrar una solución cívica al conflicto, subrayando el impacto negativo que las acciones de los militantes y las fuerzas de seguridad tuvieron en la comunidad local de Cizre.

Elci era especialmente conocido por llevar con éxito varios casos históricos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que incluyó casos relacionados con los bombardeos de aldeas kurdas por parte de los militares turcos durante la década de 1990, presuntas torturas bajo custodia contra activistas kurdos, así como el asesinato de personas detenidas.

De especial importancia fue el caso histórico de Elci, Benzer y Otros contra Turquía, en el cual el TEDH responsabilizó a Turquía de violaciones sustanciales del derecho a la vida a los aldeanos que fueron objeto de una campaña de bombardeos militares turcos que mató a 38 aldeanos en el sureste en 1994.

"Tahir Elci fue el blanco de las partes en conflicto mientras trataba de explicar la santidad del derecho a la vida dentro de una sociedad huérfana que luchaba por liberarse de los tentáculos de la violencia", escribió Turkan Elci, la esposa de Tahir, un año después de su muerte.

Meral Danıs Bestas, un diputado del HDP que trabajó para Tahir Elci antes de ingresar a la política, dijo que era su creencia en la búsqueda de la justicia lo que lo hacía tan importante.

"Tahir Elci estaba motivado por el deseo de buscar la justicia por encima de todo lo demás, y pagó este precio con su vida", dijo el diputado de Siirt a MEE.

"Su honestidad también significó que actuaba como una especie de puente entre los kurdos y las otras personas de Turquía; fue una voz admirable por la paz que resonaba en la gente”.

 

  Cultura de la impunidad

Desde la muerte de Elci, dos fiscales principales y cuatro fiscales que conducen la investigación han sido cambiados hasta ahora, y la policía presente en la escena solo fue entrevistada como testigo.

Neset Girasun, el abogado de la familia Elci con base en Diyarbakir, le dijo a MEE que esto indicaba una falta de voluntad por parte de las autoridades estatales para continuar con la investigación y describió el hecho de no haber interrogado a los oficiales de policía como particularmente preocupante.

"Como abogados que investigan el asesinato de Elci, siempre hemos exigido que los agentes de policía que tenían una línea de tiro directa a Elci sean interrogados como sospechosos", explicó Girasun, quien también es miembro del Colegio de Abogados de Diyarbakir que Elci presidió hasta su muerte.

“Sin embargo, el fiscal rechazó nuestras solicitudes y solo los entrevistó como testigos. Se comportaron como si la policía fuera simplemente testigos de que estaban pasando por la calle en el momento del tiroteo ".

La frustración por la falta de progreso en la investigación se ha convertido en un motivo de discordia para los abogados con sede en Diyarbakir, que están ansiosos por determinar la verdad detrás de la muerte de su colega.

Un abogado, Cihan Aydin, dijo a MEE que la falta de progreso en el caso se debe a la cultura de impunidad que prevalece en el estado turco.

"Normalmente, el fiscal debería estar investigando este asesinato, pero en lugar de eso, hemos hecho su trabajo por ellos". "Cada vez que se comete un delito en el que un policía o un funcionario estatal es un posible sospechoso, el estado tiene miedo de seguir investigando", dijo.

En todo el sureste, encontrar justicia por el asesinato de Elci es particularmente pertinente dado el número de asesinatos no resueltos grabados en la memoria colectiva kurda. Tales asesinatos, conocidos como "asesinato por perpetrador desconocido", incluyen al influyente escritor kurdo Musa Anter, asesinado en un festival en 1992, y al abogado kurdo Vedat Aydin, cuyo cadáver lleno de balas se encontró en una carretera a las afueras de Diyarbakir tres días después de que fuese arrestado en 1991.

Más recientemente, el periodista armenio Hrant Dink fue asesinado en Estambul fuera de las oficinas de su periódico en 2007. Al igual que Elci, Hrant Dink fue asesinado por un solo disparo en la parte posterior de la cabeza y había recibido numerosas amenazas de muerte en los meses previos a su asesinato.

A diferencia de estos otros ejemplos de muertes no resueltas, las pruebas establecidas por la investigación de dos años de Forensic Architecture sobre la muerte de Tahir Elci parecen ser más claras.

Si bien la investigación sugiere que es bastante posible que el asesinato haya sido una consecuencia involuntaria del tiroteo, Forensic Architecture ha dicho que "como mínimo, los oficiales de policía A, C y D deben ser considerados e interrogados como sospechosos, y sus acciones deben ser investigadas". como tal".

En palabras de su esposa, Elci corre el riesgo de convertirse en víctima de lo que luchó durante tantos años.

“En estas tierras sin ley, logró mantenerse como una barrera contra la anarquía. "Limpió el polvo de las pilas de archivos sobre desapariciones forzadas y trató de llevar a los responsables ante la justicia en los tribunales internacionales", se lamentó Turkan Elci.

"Pero su lucha contra la impunidad lo convirtió en objetivo para algunos que no querían que se hiciera justicia".

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Una nueva investigación de fuentes abiertas arroja luz sobre el asesinato de un abogado turco de derechos humanos”

Dejar una respuesta