Bajo presión, Pompeo insiste en que Estados Unidos "no está encubriendo" el asesinato de Khashoggi

Publicado el Por Agencias / Arwa Desk (author)

Lugar(es): , , ,

La Casa Blanca es presionada para responsabilizar al príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman del asesinato de Khashoggi (Reuters / Foto de archivo)
La Casa Blanca es presionada para responsabilizar al príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman del asesinato de Khashoggi (Reuters / Foto de archivo)

Mike Pompeo ha dicho que Estados Unidos no está encubriendo el asesinato de Jamal Khashogli, tan solo días después de que la Casa Blanca no cumpliese con la fecha límite para revelar sus hallazgos acerca de quién mató al periodista saudí.

Durante una visita a Hungría el lunes, el secretario de Estado de Estados Unidos dijo que Washington pretende tomar más medidas para hacer rendir cuentas a los responsables del asesinato de Khashoggi.

"Estados Unidos no está encubriendo un asesinato", dijo Pompeo.

"Estados Unidos ha tomado más medidas en respuesta al trágico asesinato de Jamal Khashoggi, seguirá tomando más acciones y continuará nuestra investigación. Estamos trabajando duro en ello".

"El presidente ha sido muy claro, no podría haber sido más claro", continuó, "a medida que obtengamos más información, seguiremos exigiendo cuentas a todos los responsables".

Los comentarios de Pompeo se producen cuando el gobierno de Donald Trump hace frente a nuevos llamamientos para que los principales líderes saudíes tomen responsabilidad por el asesinato de Khashoggi, después de que la Casa Blanca ignorara la fecha límite para presentar un informe sobre el caso.

Khashoggi, crítico del gobierno saudí y destacado columnista del Washington Post, fue asesinado por agentes del gobierno saudí en el consulado del país en Estambul el 2 de octubre.

A finales del año pasado, los políticos estadounidenses activaron la Ley Magnitsky, que exigía al presidente identificar a los autores del asesinato de Khashoggi y presentar un informe al Congreso en un plazo de 120 días.

Sin embargo, esa fecha límite llegó y pasó el viernes, cuando un funcionario de la administración de Trump dijo a los medios de comunicación estadounidenses que "el presidente mantiene su discreción para no actuar frente a las solicitudes de los comités del Congreso cuando corresponda".

El viernes, un funcionario del departamento estatal dijo que Pompeo había informado a los legisladores estadounidenses sobre la investigación del asesinato, pero no dio más detalles.

 

 Reprimenda bipartidista

La inactividad de la Casa Blanca fue inmediatamente criticada por los legisladores estadounidenses, incluidos los miembros del propio partido republicano de Trump.

El senador Michael McCaul, el principal republicano en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, dijo que estaba "profundamente preocupado" por la carta que recibió del gobierno de Trump sobre el caso Khashoggi, y agregó que no cumplía con los requisitos establecidos en la Ley Magnitsky.

"El asesinato de Jamal fue espantoso. La lección de este terrible suceso debe ser que la intimidación y la violencia por parte de cualquier gobierno contra la disidencia pacífica será respondida con una profunda desaprobación por parte de las naciones responsables.

"Todos los involucrados en este espantoso crimen deben ser identificados y rendir cuentas", dijo McCaul en una declaración.

Patrick Leahy, un senador demócrata de Vermont, dijo en una declaración el viernes que si la administración ignora la Ley Magnitsky, "compartiría la culpa por tratar de encubrir el crimen y por ayudar a los responsables a evadir la justicia".

"Ya es hora de que el presidente deje de proteger a los que asesinaron brutalmente a Jamal Khashoggi, un residente y periodista estadounidense", dijo Leahy.

Sin embargo, no cumplir con la fecha límite de Magnitsky parece ser el último intento de la administración de Trump para proteger a los principales gobernantes saudíes de ser responsabilizados por el asesinato de Khashoggi.

Pompeo incluso viajó a Arabia Saudí en noviembre para proporcionar a los gobernantes saudíes un plan para ayudarles a superar la presión internacional tras el asesinato, dijo previamente una fuente saudí a Middle East Eye.

 

Apoyo continuo a Riad

El propio Trump también se ha comprometido a seguir siendo un firme defensor de Arabia Saudí y del líder de facto del país, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, a pesar de los llamamientos de legisladores, grupos de derechos humanos y defensores de la libertad de prensa para investigar el asesinato.

La CIA llegó a la conclusión de que bin Salman, conocido como MBS, ordenó el asesinato de Khashoggi.

Esto fue respaldado por el Senado de los Estados Unidos, que el año pasado votó unánimemente a favor de una resolución que afirmaba inequívocamente que la cámara "cree que el Príncipe heredero Mohammed bin Salman es responsable del asesinato de Jamal Khashoggi”.

Mientras tanto, los funcionarios saudíes han negado en repetidas ocasiones que MBS estuviera involucrado en el crimen.

En una entrevista emitida el domingo en el programa "Face the Nation" de CBS, Adel al-Jubeir, el ministro de estado saudí para asuntos exteriores, dijo que el asesinato fue cometido por funcionarios saudíes "que actuaron fuera de su alcance de autoridad".

Jubeir también dijo que 11 personas han sido acusadas del crimen.

Sin embargo, la versión saudí de los acontecimientos no ha aplacado los llamamientos generalizados de rendición de cuentas, y los legisladores estadounidenses prometieron continuar presionando a Riad a pesar de la intención declarada de la administración Trump de seguir siendo un fuerte aliado del reino del Golfo.

En una declaración emitida durante el fin de semana, el senador demócrata Tim Kaine dijo que Khashoggi "fue brutalmente asesinado y desmembrado por el gobierno saudí".

La administración de Trump "ha hecho la vista gorda a este crimen", a pesar de la conclusión de la CIA de que MBS ordenó personalmente el asesinato del periodista, dijo Kaine.

"Esto equivale a que la administración de Trump ayude a encubrir un asesinato. Estados Unidos nunca debe denigrarse a este nivel de bancarrota moral", dijo. "El Congreso no cederá en sus esfuerzos por responsabilizar a Arabia Saudí por este crimen atroz".

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Bajo presión, Pompeo insiste en que Estados Unidos "no está encubriendo" el asesinato de Khashoggi”

Dejar una respuesta