‘Me arde el corazón': las familias de los niños asesinados en la protesta por el aniversario de Gaza lamentan sus pérdidas

Publicado el Por Motasem A Dalloul (author)

Lugar(es):

Hala al-Najjar, de 38 años, sostiene a su hija, llorando en su casa en Khan Younis después de que su hijo, Bilal, fuera asesinado (MEE / Sanad Abu Latifa)
Hala al-Najjar, de 38 años, sostiene a su hija, llorando en su casa en Khan Younis después de que su hijo, Bilal, fuera asesinado (MEE / Sanad Abu Latifa)

Eran las cuatro de la tarde cuando Hala al-Najjar recibió una llamada telefónica pidiéndole que fuese a visitar a su hijo, Bilal, al hospital de Khan Younis.

"Me sorprendió y no pude identificar a la persona que llamaba. Colgué inmediatamente y me derrumbé. Perdí el conocimiento durante un par de minutos y cuando me desperté mi casa estaba llena de parientes y vecinos, todos llorando", dijo Najjar, de 38 años, a Middle East Eye.

Bilal fue uno de los tres chicos de 17 años asesinados a tiros durante las protestas en Gaza el sábado, que atrajeron a decenas de miles de manifestantes palestinos en el primer aniversario de la Gran Marcha del Retorno.

Mohammad Saad, de 20 años, también murió a causa de las heridas causadas por la metralla del tiroteo israelí antes de que comenzaran las manifestaciones. Más de 300 personas resultaron heridas. Adham Amara recibió un disparo en la cara, Tamer Abu al-Kheir en el pecho y Bilal en el abdomen.

Según Save the Children, las muertes de niños aumentaron el número total de niños asesinados por las fuerzas israelíes en Gaza desde que comenzó el movimiento de protesta a 52, con alrededor de 200 palestinos muertos en total en las protestas reprimidas por Israel y que se han dado semanalmente.

La ONU ha acusado a los soldados israelíes de disparar intencionalmente contra civiles, advirtiendo que pueden haber cometido crímenes de guerra en su respuesta a las protestas. Los médicos que trabajan en la línea del frente han dicho a MEE que los patrones de heridas muestran que los francotiradores están disparando intencionalmente para mutilar a una generación de jóvenes palestinos.

Samir Zaqqout, director adjunto del Centro Al-Mezan para los Derechos Humanos con sede en Gaza, dijo a MEE el domingo: "Si la comunidad internacional sigue sin poder lidiar con estas violaciones cada vez mayores, se duplicará el sufrimiento de los palestinos en Gaza y aumentará el número de víctimas entre ellos ".

Los riesgos, sin embargo, no impidieron que los manifestantes salieran el sábado, pidiendo el derecho de regresar a las casas de donde sus familias huyeron en 1948 y el final de un asedio de 11 años.

El bloqueo ha dejado a Gaza con una de las tasas de desempleo más altas del mundo, circunstancias económicas que los niños asesinados conocían de cerca.

 

'Un hombre maduro, no un niño'

Bilal y Tamer se habían ido antes de la escuela para apoyar a sus familias, dijeron sus padres a MEE.

Hala al-Najjar dijo que Bilal era un gran estudiante, pero dejó de estudiar a los 12 años para trabajar en una tienda de ropa. Ahorró dinero de su trabajo para comprar un carro y un burro y salió solo.

“Recogía escombros de las calles, los vendía y nos daba el dinero. Me dijo: 'Quiero ayudarte a ver a mis hermanos y hermanas terminar sus estudios'", dijo Najjar.

“Lo vi como un hombre maduro, no un niño. Nunca pensé que volvería a casa muerto y acostado en una camilla".

Tamer era muy ambicioso, dijeron sus padres, pero sus aspiraciones habían sido aplastadas por la pobreza del campo de refugiados donde nació, como su padre, Hashem, antes que él.

"Estoy muy triste por haber perdido a mi querido hijo, pero no imagino detener las manifestaciones antes de que obtengamos al menos lo que pedimos urgentemente: romper el sitio y levantar las restricciones impuestas en Gaza", dijo a MEE. "No tenemos trabajo y no podemos comprar las necesidades básicas de nuestros hijos".

Al igual que Bilal, Tamar abandonó la escuela a una edad temprana porque su familia no podía pagar los gastos relacionados, dijo su madre, Subhiyeh Abul-Kheir.

"Me dijo que quería trabajar y ahorrar dinero para construir un apartamento y casarse", dijo. "Sin embargo, trabajaba y nos daba el dinero porque su padre está desempleado".

El año pasado, la familia fue seleccionada para recibir un apartamento en la ciudad de Hamad, un proyecto de vivienda financiado por Qatar. "Pensamos que estábamos cerca de lograr la ambición de nuestro hijo, pero en un minuto, todo se ha ido", dijo.

Hala al-Najjar se negó a visitar a Bilal en la UCI en el Hospital Naser, con la esperanza de que se recuperara. Sin embargo, sucumbió a sus heridas y su cuerpo fue llevado a la casa de la familia.

“Lo trajeron delante de mí. Fue la primera vez que quise levantarme, pero mis pies no me respondían. Lo bajaron y me incliné sobre él. Le abracé y le besé en la cara", dijo ella, sentada en un viejo colchón tendido en un piso de hormigón, utilizando una pared como respaldo. Una docena de mujeres la rodeaban, tratando de aliviar su dolor.

“Fue la primera vez que le hablé y permaneció en silencio. Fue la primera vez que lo miré y no me miró. Me quema el corazón."

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “‘Me arde el corazón': las familias de los niños asesinados en la protesta por el aniversario de Gaza lamentan sus pérdidas”

Dejar una respuesta