ACNUR: En el Líbano aumentan la tensión y la violencia contra los refugiados.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en Líbano declaró el viernes: "El Líbano está siendo testigo de un aumento de las tensiones y de la incitación entre las diferentes comunidades, lo que lleva a una violencia localizada en las calles, incluso contra los refugiados"

En un comunicado publicado en su sitio web oficial, el ACNUR advirtió: "El impacto de la crisis económica en Líbano está teniendo un efecto devastador en todos, y particularmente en los más vulnerables"

Y subrayó: "El apoyo continuo de la comunidad internacional a Líbano es fundamental para garantizar la protección de todos y el acceso seguro a los alimentos y otras necesidades básicas"

El ACNUR expresó su grave preocupación por: "Las prácticas restrictivas y las medidas discriminatorias basadas en la nacionalidad que se están introduciendo y que afectan a los refugiados, entre otros."

El ACNUR pidió a las autoridades libanesas que: "Garantizar el estado de derecho y la protección de todas las personas en el país. El espíritu de solidaridad y respeto mutuo que ha sido el sello de las comunidades en Líbano debe prevalecer."

El jueves, los medios de comunicación libaneses y sirios difundieron imágenes de libaneses en Beirut golpeando violentamente a un hombre sirio. El motivo aparente era impedir que cogiera una barra de pan a la que creían que los ciudadanos tenían más derecho.

El 21 de julio, los medios de comunicación libaneses anunciaron la detención de un padre y sus tres hijos que habían matado a un joven sirio a golpes en la provincia meridional de Sidón.

El número de refugiados sirios que residen en Líbano es de aproximadamente 1,5 millones, de los cuales unos 900.000 están registrados en el ACNUR.