Arabia Saudí planea un rascacielos de 1 billón de dólares de altura.

Arabia Saudí planea un rascacielos de 1 billón de dólares, de 1600 pies de altura: Informe & Arabia Saudí planea construir la estructura más grande del mundo: dos edificios que alcanzan los 1.600 pies de altura y se extienden en paralelo a lo largo de 75 millas, según muestran los documentos a los que ha tenido acceso The Wall Street Journal.

Los rascacielos, que se espera que cuesten la friolera de un billón de dólares, estarán hechos de vidrio espejado, afirma The Wall Street Journal, y forman parte del proyecto denominado “Mirror Line”. Mirror Line ha sido concebida como el epicentro de la nueva ciudad del desierto llamada Neom, que se está construyendo según los planes del príncipe heredero Mohammed bin Salman de establecer una ciudad con cero emisiones de carbono en una línea de 170 kilómetros.
Neom tendrá el tamaño aproximado de Massachusetts. Propiedad del fondo soberano de Arabia Saudí, Neom quiere atraer la inversión extranjera y crear miles de nuevos puestos de trabajo.

Según los documentos, los dos edificios estarán conectados mediante pasarelas, y un tren de alta velocidad pasará por debajo de ellos. Los edificios de ocho lados irán desde el Golfo de Aqaba hasta una estación de montaña, con un complejo deportivo suspendido, un puerto deportivo para amarrar yates y un complejo que albergará al gobierno saudí, según los planes.

Para alimentar a sus residentes, el proyecto prevé una agricultura vertical integrada en los edificios. Se dice que el proyecto albergará a cinco millones de personas, que podrán desplazarse de punta a punta en un tramo de 20 minutos. El Príncipe ha afirmado que quiere que la Mirror Line esté lista para 2030, pero los ingenieros han dicho que podría tardar hasta 50 años en completarse.

Una evaluación de impacto inicial elaborada en enero de 2021 también mencionaba que la estructura tendría que construirse por etapas y podría tardar 50 años. Según The Wall Street Journal, el diseño de la Línea del Espejo corre a cargo del estudio estadounidense Morphosis Architects, fundado por el ganador del Premio Pritzker de Arquitectura Thom Mayne, y cuenta con la participación de al menos otros nueve consultores de diseño e ingeniería, como WSP Global, con sede en Montreal, y Thornton Tomasetti, de Nueva York, entre otros.