Biden “revisa” los lazos con Arabia Saudí en medio del enfado por los recortes de petróleo.


El gobierno de Biden ha dicho que "reevaluará" los lazos con Arabia Saudí, ya que los legisladores estadounidenses son cada vez más críticos con el reino del Golfo tras la decisión de un grupo de grandes productores de petróleo, entre los que se encuentra Riad, de reducir la producción de petróleo.

El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, dijo el martes que Estados Unidos está "revisando" su relación con Arabia Saudí en consulta con los legisladores en Washington y los aliados en el extranjero.

"Estamos revisando dónde estamos; estaremos observando muy de cerca, hablando con socios y partes interesadas", dijo Price a los periodistas.

"Nuestro principio rector será velar por que tengamos una relación que sirva a nuestros intereses. Esta no es una relación bilateral que siempre haya servido a nuestros intereses".

Añadió que el presidente Joe Biden había hablado anteriormente de la necesidad de "recalibrar" los lazos con Arabia Saudí para que sirvieran mejor a EE.UU., una postura que, según Price, quedó subrayada por los recortes de petróleo anunciados recientemente.

La OPEP+, que agrupa a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y a otros productores, en concreto Rusia, anunció los recortes la semana pasada en una medida que probablemente hará subir los precios de la gasolina a los consumidores estadounidenses antes de las cruciales elecciones de mitad de mandato.

Los críticos de la OPEP han argumentado que los frenos a la producción elevan los precios del petróleo a nivel mundial, lo que genera más ingresos para que Rusia siga financiando su guerra en Ucrania a pesar de las sanciones occidentales a su economía.

El martes, Price acusó a la OPEP de apoyar la guerra en Ucrania "en contra de los intereses del pueblo estadounidense".

Arabia Saudí ha subrayado que la decisión del 5 de octubre de reducir la producción en dos millones de barriles diarios tiene como objetivo estabilizar el mercado del petróleo -no hacer subir los precios- en medio de las subidas de los tipos de interés por parte de los bancos centrales y las perspectivas de una recesión mundial.

Algunos de los partidarios de Arabia Saudí también han argumentado que la relación de seguridad entre Washington y Riad es mutuamente beneficiosa, y no un favor de Estados Unidos.

No obstante, destacados demócratas estadounidenses han criticado a los miembros de la OPEP+ por la decisión, en particular a Arabia Saudí y a los Emiratos Árabes Unidos (EAU), aliados de EE.UU. y actores clave del grupo.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, también declaró a la CNN a primera hora del día que Biden está "dispuesto" a reevaluar los vínculos con Riad.

"Y ciertamente, a la luz de la decisión de la OPEP, creo que es ahí donde está, y está dispuesto a trabajar con el Congreso para pensar en cómo debería ser esa relación en el futuro", dijo Kirby.

El ministro saudí de Asuntos Exteriores, Faisal bin Farhan Al Saud, declaró el martes a Al Arabiya que la decisión de la OPEP+ fue una medida "puramente económica" adoptada con el acuerdo unánime de los miembros del grupo.

Bin Farhan también alabó los lazos entre Estados Unidos y Arabia Saudí como "estratégicos".

"La cooperación militar entre Riad y Washington sirve a los intereses de ambos países y ha contribuido a la estabilidad de la región".

Pero en Washington, muchos legisladores han cuestionado la alianza con Riad.

El lunes, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, Bob Menéndez, pidió que se congelara la venta de armas a Arabia Saudí. "No daré luz verde a ninguna cooperación con Riad hasta que el Reino reevalúe su posición con respecto a la guerra en Ucrania ya es suficiente", dijo en un comunicado.

Por otra parte, el senador demócrata Richard Blumenthal anunció el martes un proyecto de ley para detener la venta de armas de Estados Unidos al reino durante un año por los recortes de petróleo, que calificó de "error profundamente ofensivo y destructivo" que ayuda a la invasión de Rusia en Ucrania.

Las tensiones entre Arabia Saudí y Estados Unidos se producen tres meses después de que Biden visitara Arabia Saudí y se reuniera con sus principales dirigentes, incluido el poderoso príncipe heredero Mohamed bin Salman.

La semana pasada, la Casa Blanca dijo que estaba decepcionada por los recortes de petróleo, y añadió que Biden "consultaría con el Congreso sobre herramientas y autoridades adicionales para reducir el control de la OPEP sobre los precios de la energía".

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.