Bosnia vota en las elecciones generales en medio de una creciente división étnica.

Prefiere escuchar?

los bosnios votan para elegir la nueva presidencia colectiva del país en las elecciones más importantes desde el final de la guerra y la firma de los acuerdos de Dayton en 1995.

Las urnas se abrieron el domingo a las 7 de la mañana (05:00 GMT), tras una campaña electoral marcada por las amenazas de secesión, las luchas políticas internas y el temor a futuros disturbios en esta nación balcánica dividida étnicamente.

Casi 3,4 millones de personas pueden votar. Los votantes elegirán a los tres miembros de la presidencia tripartita de Bosnia, a los miembros del parlamento y al presidente de la República Srpska.

Unos 90 partidos políticos han presentado sus candidatos, y otros 17 se presentan como independientes.

El Estado balcánico ha sido gobernado por un sistema administrativo disfuncional creado por el Acuerdo de Dayton de 1995, que logró poner fin al conflicto en la década de 1990, pero que ha fracasado en gran medida a la hora de proporcionar un marco para el desarrollo político del país.

El acuerdo de paz dividió el país en dos entidades de gobierno muy independientes: la República Srpska -de población predominantemente serbia- y la Federación de Bosnia y Herzegovina, compartida por bosnios y croatas. Las dos entidades tienen una amplia autonomía, pero están vinculadas por instituciones nacionales comunes. Todas las acciones del país requieren el consenso de los tres grupos étnicos.

Tras la guerra, los partidos políticos étnicos han explotado durante mucho tiempo las divisiones del país en un intento de mantener el poder.

"La gente no está representada de forma equitativa y nuestra democracia y nuestra soberanía siempre se ven cuestionadas por los demás", declaró a Al Jazeera Ena Porca, una votante por primera vez.

Falta de nuevos contendientes

Al no disponer de apenas datos de encuestas, los analistas afirman que los titulares y los partidos nacionalistas que han dominado la escena política de la posguerra probablemente ganen muchas de las elecciones.

Adnan Huskic, profesor de ciencias políticas, dijo a Al Jazeera que las condiciones electorales son una "tormenta perfecta" en la que los partidos nacionalistas representan sus propios intereses en lugar de los de los electores.

"Aumentando las tensiones étnicas y produciendo problemas y conflictos es como desvían la atención del público de las graves condiciones socioeconómicas", dijo.

Muchos votantes afirman que la falta de candidatos jóvenes que ofrezcan ideas nuevas les ha dejado poco inspirados en vísperas de las elecciones.

"La mayoría de los candidatos que se presentan son los mismos que hemos visto durante los últimos 20 años", dijo a la AFP Sara Djogic, una estudiante de filosofía de 21 años de la capital, Sarajevo.

"No hay muchos que ofrezcan algo nuevo", añadió.

El país se debate entre los serbios ortodoxos secesionistas y los croatas católicos que exigen mayor autonomía y reformas electorales.

Los bosnios del país también se enfrentarán a la opción de votar a una dispar coalición de 11 partidos que trata de desbancar al gobierno del SDA, la corriente dominante.

El SDA está dirigido por Bakir Izetbegovic, hijo del primer presidente de la Bosnia independiente, y ha dominado la escena política del país durante décadas.

Por su parte, el líder político serbobosnio, Milorad Dodik, aspira a su tercer mandato como presidente de la República Srpska y ha aprovechado la campaña electoral para defender un programa secesionista y la guerra de Rusia en Ucrania, lo que hizo que Estados Unidos le impusiera nuevas sanciones en enero.

La contrincante de Dodik en las primarias, Jelena Trivic, ha prometido acabar con la corrupción en la República Srpska si es elegido.

"Nuestra venganza será la ley", dijo Trivic antes de las elecciones.

Amenazas y vitriolo

Bosnia nunca se ha recuperado del todo de su guerra interétnica de 1992-1995, que causó casi 100.000 muertos. La guerra comenzó cuando los serbios, que representaban un tercio de la población, intentaron desmembrar el país y unir los territorios que reclamaban como propios con la vecina Serbia.

Sólo en los últimos ocho años, se calcula que casi medio millón de personas han emigrado debido a la falta de empleo, los malos servicios públicos y la corrupción endémica.

Una encuesta de opinión nacional publicada la semana pasada sobre la percepción pública de las elecciones indicaba que más del 40% de los bosnios creían que el sistema electoral de su país no permitía reflejar realmente la voluntad de los ciudadanos.

Casi el 10 por ciento de los encuestados en el sondeo, encargado por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, afirmó haber sufrido presiones sobre sus familiares, mientras que otro 6,8 por ciento declaró haber sido amenazado con la pérdida de su empleo si no votaba a un partido o a un candidato concreto.

Las amenazas y el vitriolo, siempre presentes, han llevado a algunos a no acudir a las urnas el domingo.

"No espero nada nuevo después de estas elecciones. Todo seguirá igual", dijo a la AFP Mira Sladojevic, una jubilada septuagenaria de Sarajevo.

"Hace mucho tiempo que no voto", añadió.

La primera oleada de resultados preliminares se espera varias horas después del cierre de las urnas, a las 19:00 horas (17:00 GMT).

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.