El español desaparecido mientras iba caminando a Qatar por el Mundial estaría en una cárcel de Irán.

Santiago Sánchez, el español que desapareció en Irán a principios del mes de octubre en su viaje hacia Qatar para asistir al Mundial de fútbol 2022 que arranca en noviembre en este país, se encontraría detenido por las autoridades iraníes, según ha adelantado el medio local Iran International en la red social Twitter, sin que el Ministerio de Asuntos Exteriores patrio tenga aún confirmación oficial de este extremo, al menos a la hora de publicación de este artículo. La familia de este aficionado al fútbol de 41 años, exparacaidista del Ejército y aventurero, perdió la pista de Sánchez el día después de que cruzase la frontera de Irak con Irán, el 2 de octubre, hace tres semanas. 

Según lo que ha reportado Iran International, el español, que ha estado durante estos meses contando sus aventuras por los 15 países mientras se dirigía a Qatar caminando desde Madrid, habría sido arrestado junto a su intérprete en la ciudad iraní de Saqez cuando visitaba la tumba de Mahsa Amini, la joven kurda muerta bajo custodia a finales de septiembre tras haber sido detenida por presuntamente llevar mal el velo. La muerte de esta joven ha provocado una fuerte ola de protestas en el país contra el gobierno iraní y, en medio de esa revuelta social, la familia ha mostrado su preocupación por cómo podría haber afectado esta situación a Sánchez, tal y como recoge la agencia The Associated Press. “No podemos dejar de llorar”, han expresado los padres del aventurero.

“Estoy con un amigo que ha venido a recogerme. Voy a ir a Bandar Abbas, muy lejos, a 1.700 kilómetros al sur de Irán, cerca de la isla de Ormuz”, detalló en un audio Santiago Sánchez a sus padres antes de que su familia perdiera el contacto con él. Un amigo del exmilitar expresó también en declaraciones a El Mundo que había hablado con él por última vez el 1 de octubre, cuando le mandó una ubicación a apenas cinco kilómetros de la frontera de Irán. Otro amigo ha contado que en el último whatsapp que recibe de Santiago Sánchez pone: “Esto está caliente, pero todo bien”, un mensaje que han relacionado con las movilizaciones que han surgido en Irán tras la muerte de Mahsa Amini. 

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores han señalado a Europa Press que la Embajada en Teherán está en contacto permanente con las autoridades iraníes desde que se tuvo noticia de la desaparición de Sánchez y actualmente están tratando de “verificar las informaciones acerca de su paradero”. Así, de confirmarse que se encuentra detenido, se le brindaría “con carácter inmediato” asistencia consular, como ocurre en todos los casos en que españoles son encarcelados en otros países, han precisado las fuentes, asegurando que la familia del joven recibe “puntualmente” toda la información de la que dispone Exteriores. 

El arresto de Sánchez, a temor de lo publicado por el medio iraní, se habría producido en Saqez, la ciudad del Kurdistán iraní donde fue enterrada Mahsa Amini, pero está por ver si permanece encarcelado allí o ha sido trasladado a otra prisión iraní.

A través de Instagram, Santiago Sánchez ha ido publicando todos estos meses imágenes sobre su paso por distintos países. La última publicación que subió a su perfil oficial de Instagram fue del “último pueblo en el norte de Irak”. En el pie de foto, el exmilitar detallaba que le separaba “una montaña para llegar a Irán, el siguiente país antes de Qatar” y que quería hacer noche en las montañas antes de cruzar a Irán, donde le esperaba una familia que se enteró de su viaje y querían compartir un día con él.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.