El gobierno de Gaza reducirá los salarios de sus empleados.


El gobierno palestino de la asediada Franja de Gaza reducirá los pagos de los sueldos de sus empleados como consecuencia de la crisis financiera que sufre, dijo ayer el portavoz, Salam Marouf.

Marouf, que también es viceministro de Información, dijo que la actual crisis financiera es consecuencia directa de las subvenciones impuestas a los productos básicos, incluido el combustible.

Destacó que el precio del combustible ha aumentado un 100%, pero que el gobierno se ha llevado la peor parte de este aumento y ha permitido que los precios sólo suban un 13-14% para los usuarios.

Marouf dijo que el déficit mensual resultante de la subvención del combustible por sí solo es de 17 millones de shekels, (unos 5 millones de euros). "Esto empujó al gobierno a pedir préstamos a los bancos locales", dijo.

"Hemos llegado a una situación en la que no podemos pagar el 60% de los salarios", dijo. "Esperaremos hasta finales de este mes para decidir cuánto pagaremos"

Señaló que el gobierno puso en marcha un plan de austeridad, pero que no ha sido lo suficientemente eficaz.

Gaza está sometida a un estricto asedio israelí-egipcio desde mediados de 2007. Recientemente, Israel y Egipto empezaron a flexibilizar la circulación de trabajadores y viajeros, pero siguen existiendo restricciones para las mercancías y los fondos.