El israelí Ben-Gvir, en un audio filtrado, muestra sus intenciones sobre la agenda de la extrema derecha en el gobierno.

Un ultraderechista en vías de ocupar un puesto clave en el nuevo gobierno de Israel ha advertido a sus partidarios de que no intenten avanzar demasiado rápido con su programa, advirtiendo en una grabación filtrada el domingo que algunas leyes previstas podrían volverse en su contra, informa Reuters.


El primer ministro designado, Benjamín Netanyahu, prometió la semana pasada al líder del Poder Judío, Itamar Ben-Gvir, un puesto como ministro de Seguridad con poderes ampliados sobre la policía en Israel y en la Cisjordania ocupada por Israel.


El ascenso de Ben-Gvir, un colono de Cisjordania cuyo historial incluye condenas en 2007 por incitación contra los árabes y apoyo a un grupo militante judío incluido en las listas de terroristas de Israel y Estados Unidos, ha suscitado preocupación en el país y en el extranjero.


Pero Ben-Gvir, ahora abogado, dice que sus posiciones se han vuelto más moderadas. Incluyen la expulsión de aquellos que considera terroristas o traidores -en lugar de todos los árabes- y una normativa de fuego abierto más laxa para las tropas que se enfrentan a los disturbios palestinos.
Su nueva postura se ha encontrado con el escepticismo y el desprecio de los palestinos. "Ben-Gvir quiere pasar de ser un alborotador, infractor de la ley, racista y terrorista a un hombre que posee responsabilidades oficiales para poder convertir este racismo y odio en política oficial del gobierno, a través de los cargos que asumiría", dijo el ministro de Asuntos Exteriores palestino, Riyad al-Maliki. El probable nombramiento de Ben-Gvir ha tenido eco en el ejército israelí. Un soldado fue suspendido el viernes tras ser grabado advirtiendo a los activistas pro-palestinos en la ciudad de Hebrón, punto álgido de Cisjordania: "Ben-Gvir arreglará este lugar". La Radio del Ejército israelí emitió una grabación de una reunión interna del Poder Judío en la que un legislador discute un proyecto de ley para deportar a quienes se solidarizan con los militantes. Ben-Gvir responde: "Digamos que mañana por la mañana... un miembro de la familia viene y elogia la acción del doctor Goldstein, ¿entonces deben ser expulsados del país?". Se refería a Baruch Goldstein, un colono que se identificó con el grupo judío ultranacionalista Kach y masacró a palestinos en una mezquita de Hebrón en 1994. El ataque llevó a Israel a ilegalizar a Kach, al que también perteneció Ben-Gvir. "Cada proyecto de ley que propones tiene consecuencias e impactos muy, muy amplios", dice Ben-Gvir en la grabación. "Si sabes cuáles son los impactos y sabes lo que hay que hacer, estoy contigo. Pero primero hay que entenderlo todo". Consultado por Radio Ejército, Ben-Gvir verificó la grabación. En otras entrevistas, también se ha negado a pronunciarse sobre los llamamientos realizados en el pasado para poner fin a la prohibición policial de la oración judía en el recinto de la mezquita de Al Aqsa de Jerusalén, el tercer lugar más sagrado del Islam que los judíos veneran como vestigio de sus dos antiguos templos. Los palestinos y Jordania consideran que el rezo judío en ese lugar es una gran provocación. Presionado por la emisora israelí Kan el domingo, se limitó a decir que "haría todo lo posible para impedir las políticas intolerantes en el Monte del Templo", nombre con el que Israel designa el lugar.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.