El príncipe heredero saudí goza de inmunidad en la demanda contra Khashoggi, según el gobierno de EE.UU.


El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman era inmune a las acciones legales por el asesinato de un periodista disidente en 2018, según recomendó el jueves el gobierno de Estados Unidos, de acuerdo con documentos judiciales.

El príncipe Mohammed fue nombrado primer ministro por decreto real a finales de septiembre, lo que provocó sugerencias de que estaba buscando eludir la exposición en casos presentados en tribunales extranjeros, incluida una acción civil presentada en Estados Unidos por Hatice Cengiz, prometida del columnista asesinado Jamal Khashoggi.

El asesinato hace cuatro años de Khashoggi, un periodista saudí convertido en crítico, en el consulado del reino en Estambul, convirtió temporalmente al príncipe Mohamed -conocido como MBS- en un paria en Occidente.

Sus abogados argumentaron previamente que "se encuentra en la cúspide del gobierno de Arabia Saudí" y que, por tanto, tiene derecho al tipo de inmunidad que los tribunales estadounidenses conceden a los jefes de Estado extranjeros y a otros funcionarios de alto rango.

El gobierno estadounidense tenía hasta el jueves para ofrecer una opinión al respecto, si es que decidía ofrecerla. Su recomendación no es vinculante para el tribunal.

"Estados Unidos informa respetuosamente al Tribunal de que el demandado Mohammed bin Salman, el primer ministro del Reino de Arabia Saudí, es el jefe de gobierno en funciones y, en consecuencia, es inmune a esta demanda", rezaba el escrito presentado ante el Tribunal del Distrito de Columbia, de la administración del presidente Joe Biden.

Pero añadía que "el Departamento de Estado no se pronuncia sobre el fondo de la presente demanda y reitera su condena inequívoca del atroz asesinato de Jamal Khashoggi".

La recomendación desató la furia de Cengiz, así como entre los partidarios de su acción, incluidos los representantes de Democracia para el Mundo Árabe Ahora (DAWN), la ONG con sede en Estados Unidos que fundó Khashoggi.

"Jamal ha vuelto a morir hoy", tuiteó Cengiz.

"No era una decisión que todo el mundo esperaba. Pensamos que tal vez habría una luz hacia la justicia desde #EEUU Pero de nuevo, el dinero fue lo primero".

"El gobierno de Biden se desvivió por recomendar la inmunidad para MBS y protegerlo de la rendición de cuentas", dijo la directora ejecutiva de DAWN, Sarah Leah Whitson.

"Ahora que Biden ha declarado que tiene total impunidad, podemos esperar que los ataques de MBS contra la gente de nuestro país se intensifiquen aún más".

Agnes Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional, calificó la recomendación de "profunda traición".

El príncipe Mohamed, que es el gobernante de facto del reino desde hace varios años, ocupó anteriormente el cargo de viceprimer ministro, así como el de ministro de Defensa con su padre, el rey Salman.

Después de un período de relativo aislamiento tras el asesinato de Khashoggi, fue recibido de nuevo en la escena mundial este año, en particular por Biden, que viajó a Arabia Saudí en julio a pesar de una promesa anterior de convertir al reino en un "paria".

La recomendación del jueves dio al dirigente "una licencia para matar", dijo Khalid al-Jabri, hijo de Saad al-Jabri, un ex jefe de espionaje saudí que ha acusado al príncipe de enviar un escuadrón de sicarios para tratar de matarlo en Canadá.

"Después de romper su promesa de castigar a MBS por el asesinato de Khashoggi, la administración Biden no sólo ha protegido a MBS de la rendición de cuentas en los tribunales estadounidenses, sino que lo ha hecho más peligroso que nunca con una licencia para matar a más detractores sin consecuencias", dijo.

El año pasado, Biden desclasificó un informe de inteligencia que determinaba que el príncipe Mohamed había aprobado la operación contra Khashoggi, una afirmación que las autoridades saudíes niegan.

En el caso civil, presentado por Cengiz y DAWN, los demandantes alegan que el príncipe Mohammed y más de 20 coacusados, "actuando en conspiración y con premeditación, secuestraron, ataron, drogaron, torturaron y asesinaron" a Khashoggi, columnista del Washington Post.

Buscan daños monetarios punitivos y probar que el asesinato fue ordenado por "la cúpula de la jerarquía de liderazgo saudí".

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.