El rey Abdullah II de Jordania se reúne con el primer ministro israelí en Ammán.


El rey de Jordania ha dicho al primer ministro israelí que los palestinos deberían formar parte de los proyectos económicos regionales patrocinados por Estados Unidos para apuntalar la estabilidad en Oriente Medio.

Funcionarios jordanos dicen que Ammán ha estado presionando a Israel para que incluya a los palestinos en los acuerdos de agua por energía que ambos países están considerando y que los países árabes del Golfo podrían ayudar a financiar.

Israel y Jordania firmaron un tratado de paz en 1994, pero el conflicto palestino-israelí lleva mucho tiempo pesando en sus relaciones bilaterales. Los líderes palestinos buscan la creación de un Estado en los territorios ocupados por Israel desde la guerra de 1967. Las negociaciones de paz están congeladas desde 2014.

El rey Abdalá II, reiteró el miércoles al primer ministro israelí, Yair Lapid, en su primera reunión desde la visita del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la región a principios de este mes, que un Estado palestino era esencial para alcanzar una paz duradera.

Abdullah "subrayó la necesidad de encontrar un horizonte político para lograr una paz justa, integral y duradera" con los palestinos, según un comunicado de la Corte Real Hachemita de Jordania.

También pidió a Israel que trabaje para mantener la calma en la Jerusalén Oriental ocupada y en sus lugares sagrados, incluido el complejo de la mezquita de Al-Aqsa, donde las tensiones se han mantenido a fuego lento durante años.

El rey jordano y Lapid, hablaron de acelerar los proyectos económicos bilaterales en los sectores del agua, la energía y la seguridad alimentaria, así como el transporte, según un comunicado del gobierno israelí.

Israel, que ya proporciona a Jordania algunos suministros de agua dulce en virtud de su acuerdo de paz, lleva tiempo intentando vender también agua desalinizada.

Pero el reino ha estado presionando a Israel para que relaje su control sobre el flujo de exportaciones jordanas a la Cisjordania ocupada, un mercado natural y adyacente para sus productos.

Funcionarios jordanos afirman que el cambio en la política de Estados Unidos bajo el mandato del presidente Joe Biden hacia un compromiso con una solución de dos estados para el conflicto palestino-israelí ha aliviado la presión sobre Jordania, cuya mayoría de 10 millones de habitantes es palestina.

El rey y Lapid hablaron también del resultado de la visita de Biden a la región, durante la cual Washington impulsó una mayor normalización de las relaciones entre israelíes y árabes con el fin de construir un frente contra el enemigo común, Irán, dijo un funcionario jordano.

Los Emiratos Árabes Unidos normalizaron sus relaciones con Israel en 2020, en virtud de una serie de acuerdos negociados por Estados Unidos conocidos como los Acuerdos de Abraham.

Bahréin y Marruecos siguieron su ejemplo, mientras que Sudán también acordó normalizar sus lazos con Israel.

Los acuerdos, alcanzados bajo el mandato del ex presidente estadounidense Donald Trump, rompieron con décadas de consenso árabe de que no habría lazos con Israel mientras la cuestión de la estatalidad palestina siga sin resolverse.

Las relaciones bilaterales entre Jordania e Israel, que han cooperado durante mucho tiempo contra las amenazas a la seguridad, han mejorado desde que el ex primer ministro israelí de derechas Benjamín Netanyahu perdió su candidatura a la reelección el año pasado tras 12 años en el cargo.

Lapid actúa como primer ministro interino desde que el gobierno de coalición que ayudó a unir se derrumbó el mes pasado. Espera derrotar a Netanyahu en las quintas elecciones de Israel en menos de cuatro años, que se celebrarán en noviembre.