España intenta mantener viva la técnica de tejido de alfombras que aprendió de los musulmanes.

Llevando la técnica de tejido de alfombras, que aprendió de los musulmanes en el período islámico andaluz (711-1492) en la Península Ibérica, hasta nuestros días con el nombre de “nudo español“, España solicitó a la UNESCO para que esta técnica sea incluida en la “Lista del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”.

La Real Fábrica de Tapices, establecida en Madrid, capital de España, por orden del rey Felipe V en 1721, destaca como el único centro de producción de alfombras que asegura la supervivencia de la técnica del nudo español heredada de los musulmanes que gobernaron estas tierras.

Alejandro Klecker de Elizade, director general de la Real Fábrica de Tapicec, uno de los pocos lugares que utiliza técnicas de nudo turco y nudo español en el tejido de alfombras y tapices, dijo en un comunicado al corresponsal de Agencia Anadolu: “El nudo español tiene una historia de más de 2.300 años. Sin embargo, fue traída desde Egipto a la Península Ibérica durante la época islámica andaluza. Muchas familias musulmanas continuaban con esta tradición en aquella época, y más tarde se empezó a llamar el nudo español”.

Al explicar que el nudo turco y las alfombras turcas son de renombre mundial, y que también utilizan técnicas de anudado españolas y turcas juntas, Klecker de Elizade dijo: “Todo el mundo conoce las alfombras turcas porque los palacios de España, el parlamento, el Senado, el Banco de España o muchas de las casas de las familias nobles españolas están decorados con alfombras turcas”.

Afirmando que sería muy valioso investigar los cambios históricos en el arte de las alfombras turcas y españolas, el director español agregó: “Será importante redescubrir los períodos del tejido de alfombras, tanto turco como español, y encontrar puntos en común”.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.