La “defectuosa aplicación de la ley” de Israel no tiene en cuenta a palestinos e israelíes por igual.

Un número significativamente mayor de ciudadanos palestinos de Israel son acusados, condenados y sentenciados por incitación a la violencia en comparación con los israelíes, según el Centro de Acción Religiosa de Israel (IRAC).

El informe, que abarca los años 2014 a 2021, descubrió que el 77% de todas las acusaciones por incitación a la violencia y al racismo se presentaron contra ciudadanos palestinos de Israel, que representan solo el 20% de la población del país.

Escrito por los abogados del Centro de Acción Religiosa, Ori Narov y Orly Erez-Likhovsky, el informe afirma que "los datos muestran claramente una política de aplicación insuficiente", informó Haaretz.

"La política de la fiscalía en materia de incitación por parte de los judíos, en particular, se caracteriza por la dilación y los retrasos", añadió.

El informe revela que el 51% de las acusaciones contra palestinos se presentaron en el plazo de un mes desde que se produjo la presunta infracción. Mientras tanto, el 42% de las acusaciones contra israelíes se presentaron entre uno y dos años después de que se produjera la incitación, mientras que otro 21% se presentó entre dos y seis años después.

Además, el 99% de los ciudadanos palestinos condenados por cargos de incitación recibieron una sentencia de cárcel, mientras que alrededor del 54% de los judíos no recibieron ninguna pena de cárcel.

Además, el informe también destacó que el sistema de aplicación de la ley sufre "un largo y estruendoso silencio sobre la salvaje y desenfrenada incitación de los rabinos que pretenden basarse en la ley judía" Sin embargo, no se considera lo mismo para los clérigos musulmanes.

La organización aclaró que no pide que se acuse menos a los palestinos que hacen "declaraciones graves que justifican la presentación de acusaciones, sino que se haga lo mismo con los judíos acusados de hacer comentarios similares"

Acusó a la aplicación defectuosa de las leyes contra la incitación por parte de la fiscalía de "permitir que muchos activistas incendiarios sigan incitando todo lo que quieran sin que se les pida cuentas por ello. Esta situación contamina la plaza pública y pone en peligro la vida humana"

Una encuesta publicada a principios de este año por el Canal 12 israelí reveló que el 83% de los llamados "árabes israelíes" creen que el Estado practica un "racismo institucional" contra la comunidad palestina. Dos tercios afirman que han sufrido discriminación en las instituciones israelíes.

La gran mayoría de los ciudadanos palestinos de Israel han estado expuestos a una o más formas de discriminación racista por parte de las instituciones públicas y en lugares públicos, reveló la encuesta.