La salud del activista egipcio encarcelado “se ha deteriorado gravemente”.


El estado de salud del activista egipcio encarcelado Alaa Abd el-Fattah se ha "deteriorado gravemente", según ha declarado su hermana Mona Seif, al permitirse a la familia visitarlo por primera vez en casi un mes.

"Las noticias de la visita son inquietantes", dijo Seif el jueves en Twitter. Abd el-Fattah se ha deteriorado gravemente en las últimas dos semanas, dijo, y añadió que la familia compartiría más información más adelante.

Abd el-Fattah, bloguero y desarrollador de software, es una de las voces más conocidas que surgieron del levantamiento del 25 de enero de 2011, cuando millones de egipcios protestaron contra el gobierno del entonces presidente Hosni Mubarak. Ha estado encarcelado durante la mayor parte de la última década, y en abril inició una huelga de hambre parcial para protestar contra su detención y condena.

A principios de noviembre, el activista de los derechos humanos decidió intensificar su huelga de hambre, dejando de ingerir calorías y agua para llamar la atención sobre su caso y el de otros presos políticos, mientras los líderes mundiales se reunían en el balneario egipcio de Sharm el-Sheikh, en el Mar Rojo, con motivo de la COP27, la cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático.

La preocupación por su salud se intensificó cuando se prohibió a la familia verle. El jueves pasado, las autoridades penitenciarias iniciaron una intervención médica no especificada en Abd el-Fattah, lo que hizo pensar que estaba siendo alimentado a la fuerza.

A principios de esta semana, Abd el-Fattah informó a su familia en notas manuscritas de que primero había empezado a beber agua de nuevo y luego también había puesto fin a la huelga de hambre.

La madre de Abdel-Fattah, Laila Soueif, recibió dos breves cartas de puño y letra de su hijo, el lunes y el martes, a través de las autoridades penitenciarias. La primera carta, en la que confirmaba que Abd el-Fattah había vuelto a beber agua, estaba fechada el sábado, mientras que la segunda, en la que confirmaba que había puesto fin a su huelga de hambre, estaba fechada el lunes.

"Mi corazón está con Laila. Espero que la visita vaya bien, que haya podido tener a su hijo en brazos", publicó en Twitter Agnes Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

"Ninguna madre debería pasar por este calvario, ningún hijo o hija debería ser encarcelado arbitrariamente por exigir pacíficamente el fin de la represión", añadió.

Abd el-Fattah, que cumple 41 años el viernes, ha pasado la mayor parte de la última década en prisión por sus críticas a los gobernantes de Egipto. En diciembre del año pasado, fue condenado a cinco años por compartir una publicación en Facebook sobre un preso que murió bajo custodia en 2019.

Fue condenado por primera vez en 2014 tras ser declarado culpable de participar en una protesta no autorizada y de agredir presuntamente a un agente de policía. Quedó en libertad en 2019 tras cumplir una condena de cinco años, pero volvió a ser detenido ese mismo año en el marco de la represión que siguió a las raras protestas antigubernamentales.

También se enfrenta a otros cargos por uso indebido de las redes sociales y por unirse a un grupo "terrorista", en referencia a la prohibida Hermandad Musulmana, que las autoridades declararon "organización terrorista" en 2013.

Su huelga de hambre llamó la atención sobre la fuerte represión de la expresión y la actividad política en Egipto, durante la celebración de la cumbre del clima de la ONU en el país árabe. Desde 2013, el gobierno del presidente Abdel Fattah el-Sisi ha reprimido a los disidentes y críticos, encarcelando a miles de personas, prohibiendo prácticamente las protestas y vigilando las redes sociales.

En la reunión sobre el clima, el primer ministro británico, Rishi Sunak, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller alemán, Olaf Scholz, plantearon el caso del activista en sus conversaciones con el-Sisi. Abd el-Fattah obtuvo la ciudadanía británica a principios de este año a través de su madre, nacida en Londres.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.