La única central eléctrica de Gaza cerrará mientras Israel refuerza el asedio por tercer día.

Funcionarios palestinos de la Franja de Gaza asediada advirtieron el jueves que la única central eléctrica del enclave tendrá que cerrar en 48 horas si no se levanta el bloqueo de Israel, en medio de un aumento de la tensión en la zona fronteriza tras la detención por el ejército israelí de un dirigente de la Yihad Islámica, Bassam Al-Saadi, el lunes.

Las autoridades israelíes cerraron todos los pasos hacia Gaza e impidieron la entrada de camiones cisterna de combustible por temor a represalias. Israel también ha impedido a los trabajadores palestinos cruzar a Israel e incluso ha impuesto restricciones a la circulación de los residentes israelíes en los asentamientos del sur.

Los residentes de Gaza ya sufren cortes de energía, con una disponibilidad de electricidad de sólo 10 horas al día. Sin embargo, si la única central eléctrica se detiene, se esperan más cortes de energía, dejando a millones de personas que dependen de una única fuente que sirve a la Franja, con unos 120 megavatios diarios procedentes de Israel.

Muhammad Thabet, Director de Relaciones Públicas y Medios de Comunicación de la Compañía de Distribución de Electricidad de la Franja de Gaza, dijo que si el cierre israelí se prolonga más de dos días, la central eléctrica dejará de funcionar, lo que repercutirá negativamente en la vida de más de dos millones de ciudadanos.

Los mediadores egipcios han intensificado los esfuerzos para calmar la tensión entre Israel y el Movimiento de la Yihad Islámica Palestina tras la detención de Al-Saadi en la ciudad cisjordana de Yenín, durante la cual también murió un joven de 17 años.

El Movimiento de la Yihad Islámica declaró el estado de alerta máxima entre sus miembros, después de que una grabación de vídeo publicada por los medios de comunicación israelíes pareciera mostrar que Al-Saadi podría haber resultado herido durante su detención.

El portavoz de la Yihad Islámica, Daoud Shehab, dijo que "hay contactos con funcionarios egipcios, pero no hay resultados satisfactorios hasta este momento, y por lo tanto el estado de alerta se mantiene"

Mientras tanto, un portavoz de Hamás, Abdul- Latif Al-Qanoua, condenó los cierres israelíes y dijo que su Movimiento también estaba en conversaciones con mediadores.

"El Movimiento ha recibido llamadas de muchos mediadores, y no podemos permanecer en silencio ante la posibilidad de volver a estrechar el cerco a nuestro pueblo", dijo.

"No aceptaremos que se sigan cerrando los pasos fronterizos, que se practique el castigo colectivo contra nuestro pueblo y que se vuelva a endurecer el asedio a la Franja de Gaza, y no nos quedaremos callados al respecto", añadió.

Las autoridades israelíes aún no han comentado la detención de Al-Saadi e indicaron que el asedio se mantendrá mientras la amenaza de la Yihad Islámica siga siendo viable.