Líbano: el Parlamento aprueba el préstamo del Banco Mundial para importar trigo.

El Parlamento libanés aprobó el martes un acuerdo de préstamo con el Banco Mundial por valor de 150 millones de dólares para garantizar el suministro de trigo. El acuerdo llega mientras el país asiste a una escasez de pan sin precedentes.

Las imágenes de largas colas de gente esperando fuera de las panaderías para comprar pan subvencionado por el gobierno se han hecho virales. Las colas no han estado exentas de problemas, y en algunos lugares ha sido necesaria la intervención de agentes de seguridad.

Las panaderías racionan la cantidad de pan, en medio de intercambios de acusaciones entre los propietarios y el Ministerio de Economía sobre quién es el responsable de la crisis. El ministro de Economía del gobierno provisional, Amin Salam, ha acusado repetidamente a algunas panaderías de almacenar harina subvencionada o de utilizarla en la fabricación de productos no subvencionados, como los dulces.

Mientras tanto, los propietarios de los molinos acusan a las autoridades competentes de no suministrar las cantidades necesarias de harina subvencionada como consecuencia del retraso del Banco Central en la apertura de créditos financieros. El ministerio lo niega.

La situación ha surgido en medio de una crisis económica sin precedentes que afecta al Líbano desde hace más de dos años. La lira libanesa ha perdido ya más del noventa por ciento de su valor frente al dólar estadounidense, mientras que la capacidad del Banco Central para apoyar la importación de productos básicos vitales, como el trigo, el combustible y los medicamentos, ha disminuido.

La capacidad de Líbano para almacenar grandes cantidades de trigo recibió un golpe con la mortal explosión en el puerto de Beirut en agosto de 2020, que dañó los principales silos de grano del país. Además, un representante de los importadores de trigo del Líbano señaló que el país importa el 80% de su trigo de una Ucrania devastada por la guerra.