Líbano niega las denuncias de discriminación contra los refugiados sirios.

Líbano ha negado las informaciones sobre medidas discriminatorias contra los refugiados sirios en el país, mientras sigue creciendo la preocupación por el trato de las autoridades y la sociedad libanesas a sus vecinos desplazados.

Según una declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores libanés de la semana pasada, el gobierno no ha tomado ninguna medida que distinga o discrimine entre los refugiados sirios y los ciudadanos libaneses.

Por el contrario, según el Ministerio, la crisis económica -y ahora la escasez mundial de alimentos que asola los mercados internacionales- ha provocado una competencia natural entre los ciudadanos del país y los distintos residentes de los países vecinos.

"Líbano ha advertido en repetidas ocasiones que esta realidad conducirá inevitablemente a la competencia entre los libaneses, los refugiados palestinos y los desplazados sirios por los limitados recursos alimentarios", declaró el Ministerio.