Los palestinos de Gaza se defienden mientras las grandes olas erosionan sus playas.

Las autoridades de Gaza han ordenado que se arrojen bloques gigantes de hormigón a lo largo de la costa, ya que el mar, cada vez más fuerte, devora las playas que proporcionan a los residentes de la densamente poblada Franja, un raro espacio público para relajarse, informa Reuters.

Los bloques, colocados en las playas y en el mar, tienen como objetivo contrarrestar las olas que han crecido en fuerza, comiendo los cimientos de algunos cafés y edificios junto al mar.

Pero las autoridades, los residentes de las zonas de playa y los expertos temen que las barricadas de hormigón no resistan otro invierno tormentoso y que las altas olas puedan provocar el colapso de la carretera costera y amenazar las viviendas.

Nasser Thabit, funcionario del Ministerio de Obras Públicas y Vivienda del territorio, dirigido por Hamás, dijo que las olas que alcanzaron hasta seis metros el año pasado habían empezado a mordisquear los bordes de la carretera.

"Hay varias zonas frágiles en la Franja de Gaza que se verían afectadas directamente por la subida del mar. Existe el temor de que si las olas suben más, se produzca una catástrofe y se ahoguen muchas de esas zonas residenciales", dijo.

Thabit, dijo que una intervención adecuada y duradera, (rompe olas verticales y muros de contención) a lo largo de toda la costa o al menos de las zonas de mayor riesgo, podría costar unos 150 millones de dólares y pidió ayuda a los donantes internacionales.

Con una superficie de 375 kilómetros cuadrados, Gaza es una de las zonas más densamente pobladas del mundo, con una población de 2,3 millones de palestinos, la mayoría de los cuales viven en campos de refugiados, algunos frente al océano.

En el campo de refugiados de Shati, en la ciudad de Gaza, donde viven 90.000 personas, los residentes han visto en los últimos años cómo la subida del mar ha erosionado la playa por completo. Se han arrojado frigoríficos rotos, grandes neumáticos y ladrillos a lo largo de la orilla para contener el mar, sin ningún efecto.

"El campo de refugiados no tiene playa, no hay lugar para que la gente se siente, por lo tanto, la gente se ve obligada a pagar para ir al norte o al sur", dijo Abdel-Karim Zaqout, un profesor de historia, cuya casa en el campo limita con el mar.

Con las fronteras terrestres de Gaza fuertemente controladas por los vecinos Israel y Egipto, la orilla del mar es un recurso precioso para la gente que busca escapar de sus tensiones cotidianas.

En el centro de la Franja de Gaza, Radwan Al-Shantaf, del municipio de Al-Zahra, dijo que las autoridades habían utilizado grandes cantidades de escombros de las casas destruidas en el bombardeo israelí de mayo de 2021 para construir barricadas en las playas.

Dijo que las altas olas habían obligado a los propietarios de un banco a evacuar a un edificio más profundo de la ciudad, y a los operadores de una central eléctrica a construir un muro de hormigón para reforzar la valla exterior.

"El avance del mar redujo la zona de playa y acabó con los espacios de recreo, los cafés y los bañistas", dijo Al-Shantaf, de pie frente al refuerzo de hormigón.