Marruecos exige que el apoyo de Irán al Polisario se discuta en la Cumbre Árabe.


Marruecos ha reiterado las afirmaciones de que Irán está apoyando activamente al Frente Polisario, un movimiento independentista que se opone al control de Rabat sobre el disputado Sahara Occidental.

Ayer, durante una reunión preparatoria de los ministros de Asuntos Exteriores de la Liga Árabe, la delegación marroquí exigió que se incluyera en el orden del día la connivencia de Irán con el Polisario, informó Al-Arabiya.

Una alta fuente diplomática desmintió los rumores de que el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita, había regresado a Rabat desde la capital argelina, Argel, donde se celebrará mañana la Cumbre Árabe, la primera reunión de este tipo desde que se firmó en 2020 el acuerdo de normalización con Israel, los Acuerdos de Abraham, entre varios estados árabes, incluido Marruecos.

Al parecer, Bourita sacó a relucir las afirmaciones de que Irán ha estado suministrando al Frente Polisario aviones no tripulados armados para ser utilizados contra las fuerzas armadas marroquíes. A principios de este mes, un miembro del Parlamento Europeo alertó a la UE sobre las recientes amenazas a la seguridad del ejército marroquí, citando información sobre posibles suministros de drones al grupo separatista.

Sin embargo, su homólogo argelino, Ramtane Lamamra, habría rechazado la propuesta, lo que provocó la protesta del diplomático marroquí. Argelia mantiene relaciones cordiales con la República Islámica, y ha sido acusada anteriormente por Rabat de colaborar con Irán en el apoyo al Polisario.

"No tiene derecho a negarse", dijo Bourita, añadiendo que "hay una votación y un consenso".

Las tensiones volvieron a estallar ayer después de que un canal de noticias estatal argelino utilizara un mapa del mundo árabe, que Rabat consideró "erróneo".

En 2018 Marruecos rompió sus relaciones diplomáticas con Irán tras acusar al movimiento libanés Hezbolá, respaldado por Irán, de armar y entrenar al movimiento separatista.

La visita de la delegación marroquí a Argelia antes de la Cumbre se produce en medio de un aumento de las tensiones diplomáticas entre ambos países, tras la decisión de Argel de cortar los lazos con Rabat el año pasado alegando motivos de seguridad después de que el reino reanudara sus relaciones con Israel.

El representante de Marruecos ante la ONU, Omar Hilale, también mencionó la preocupación del reino por la creciente influencia de Irán en el norte de África, sugiriendo que está intentando desestabilizar la región.

En declaraciones a los periodistas tras la adopción por el Consejo de Seguridad de la ONU de una resolución que renueva el mandato de la misión de la ONU en el Sáhara por un año más, Hilale dijo: "Después de desestabilizar Yemen, Irán intenta desestabilizar nuestra región".

"La posesión de drones por parte del Polisario es un hecho grave, solo espero que sea propaganda y desinformación", dijo Hilale.

"El uso de drones por parte del Polisario supondrá un cambio de juego a nivel militar y Marruecos reaccionará en consecuencia", advirtió.

A principios de este mes, el Ministerio de Asuntos Exteriores iraní respondió a las acusaciones anteriores del gobierno marroquí de injerencia en los asuntos de los Estados árabes, calificándolas de "vanas y repetitivas".

El portavoz del ministerio, Nasser Kanani, pidió en cambio a Rabat que asumiera la responsabilidad de la inseguridad que amenaza a la región, como consecuencia de su "normalización de las relaciones con el régimen sionista del apartheid".

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.