MEMO: Hamás pide al mundo que haga responsable a Israel de sus crímenes.

El Movimiento de Resistencia Islámica Palestina ha aplaudido un informe de la ONU tras una investigación de las prácticas israelíes, que documenta crímenes y violaciones contra palestinos y árabes.

“Estos crímenes incluyen asesinatos a sangre fría, tortura sistemática de detenidos palestinos, deportaciones forzadas, discriminación, segregación racial, demoliciones de casas y expansión de asentamientos coloniales”, dijo Hamás. El movimiento señaló que los crímenes israelíes documentados y condenados por el informe de la ONU incluyen “el robo de los recursos naturales palestinos y la perpetuación del injusto asedio al pueblo palestino en la Franja de Gaza durante más de 15 años”.

El informe de la ONU fue emitido por el Comité Especial encargado de investigar las prácticas israelíes que afecten a los derechos humanos del pueblo palestino y otros árabes de los territorios ocupados.

“El comité lamenta que Israel no haya respondido a su solicitud de consultas con las autoridades israelíes o de acceso a Israel, a los territorios palestinos ocupados y al Golán sirio ocupado”, explica el informe. “La persistente negativa de Israel a comprometerse con los mecanismos de la ONU refleja una falta de responsabilidad por la conducta israelí en el territorio palestino ocupado, que fue señalada a la atención del Comité Especial durante toda la misión”.

La prolongada ocupación añadió, y una arraigada cultura de la impunidad, socavan gravemente la perspectiva de que palestinos e israelíes disfruten de los derechos humanos en igualdad de condiciones y convivan en paz y dignidad.

El Comité Especial dijo que se le informó de que, en el primer semestre de 2022, las fuerzas israelíes mataron a 60 palestinos en Cisjordania, siguieron reteniendo los cadáveres de 325 palestinos y negaron a sus familias la posibilidad de enterrarlos y cerrarlos.

Al mismo tiempo, afirmó que la violencia de los colonos ha seguido aumentando a un ritmo alarmante, con 575 incidentes de violencia de los colonos con resultado de muertes, lesiones y/o daños a la propiedad de los palestinos denunciados entre el 1 de junio de 2021 y el 31 de mayo de 2022. Reiteró que “los autores rara vez rinden cuentas”.

En respuesta al informe, Hamás dijo: “Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional, con sus instituciones y organizaciones, para que asuman sus responsabilidades, pongan fin a las violaciones de la ocupación, hagan rendir cuentas a sus dirigentes por sus crímenes de guerra y hagan justicia a los palestinos.”