Miles de personas se reúnen para festejar al nuevo rey zulú de Sudáfrica.


Miles de personas se reunieron en el palacio real zulú de Sudáfrica para la coronación de un nuevo rey en la monarquía tradicional más rica e influyente del país.

Misuzulu Zulu, de 47 años, sucederá a su padre, Goodwill Zwelithini, fallecido en marzo del año pasado tras 50 años en el cargo, pero una agria disputa sucesoria amenazó con ensombrecer la ceremonia.

Aunque el título de rey no otorga poder ejecutivo, los monarcas ejercen una gran influencia moral sobre más de 11 millones de zulúes, que constituyen casi una quinta parte de la población sudafricana.

Hombres y mujeres ataviados con coloridos trajes tradicionales se reunieron el sábado ante el palacio de mármol situado en las colinas de Nongoma, una pequeña ciudad de la provincia sudoriental de KwaZulu-Natal, el corazón de los zulúes.

Se espera que decenas de miles de personas más lleguen para honrar al nuevo soberano.

"Hoy, el rey será reconocido por toda la nación zulú", dijo la hermana de Misuzulu, la princesa Ntandoyesizwe Zulu, de 46 años.

Sin embargo, una enconada disputa familiar por el trono se ha desatado.

El sábado, un tribunal de Pietermaritzburg iba a escuchar una solicitud urgente de una rama de la familia real para bloquear todas las ceremonias.

Ritos de coronación.

En Nongoma, filas de guerreros zulúes, conocidos como Amabuthos y con lanzas y escudos de piel de animal, marcharon hacia el recinto del palacio.

Las mujeres -con faldas plisadas y cinturones de cuentas o cubiertas con telas con la efigie del soberano- cantaron y bailaron.

El viernes por la noche, Misuzulu entró en el "kraal de ganado" del palacio, donde participó en un rito secreto destinado a presentar el nuevo monarca a sus antepasados.

Sólo los miembros selectos de la familia real y los amabuthos pudieron entrar en el recinto, que está protegido de los ojos curiosos por una gruesa valla de troncos de árboles.

"Es un lugar sagrado, no podemos revelar al mundo lo que ocurre allí", dijo Muntomuhle Mcambi, de 34 años, un amaButho.

A principios de esta semana, el futuro rey también mató a un león en una reserva cercana, en uno de los últimos pasos antes de la coronación.

Disputa familiar.

Su camino hacia la corona no ha sido fácil. El rey Zwelithini dejó seis esposas y al menos 28 hijos al morir el año pasado.

Misuzulu es el primer hijo de la tercera esposa de Zwelithini, a quien designó como regente en su testamento. Pero la reina murió repentinamente un mes después, dejando un testamento en el que se nombraba a Misuzulu como próximo rey, algo que no sentó bien a otras ramas de la familia.

La reina Sibongile Dlamini, primera esposa del difunto rey, ha apoyado a su hijo, el príncipe Simakade Zulu, como heredero legítimo. Algunos de los hermanos del difunto rey han propuesto a un tercer príncipe como candidato al trono.

El viernes se reavivó el intento legal de la reina Sibongile de impugnar la sucesión, al concedérsele el derecho a apelar una sentencia anterior desfavorable.

El sábado, dos de sus hijas presentaron una solicitud urgente para detener todos los rituales a la espera de la apelación.

"Los que son zulúes y conocen las tradiciones saben quién es el rey", dijo Themba Fakazi, un asesor del anterior gobernante que apoya a Misuzulu.

El próximo monarca zulú heredará una fortuna y aprovechará un rico filón de ingresos. Zwelithini recibía del gobierno unos 71 millones de rands (4,2 millones de dólares) al año y poseía varios palacios y otras propiedades.

Un fideicomiso real gestiona casi tres millones de hectáreas (7,4 millones de acres) de tierra, una superficie del tamaño de Bélgica.

El presidente Cyril Ramaphosa, que en marzo reconoció a Misuzulu como rey legítimo, certificará formalmente la coronación en una ceremonia en los próximos meses.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.