Perspectivas de la Energía en el Mundo 2022 de la AIE y la transición energética tras la crisis energética mundial.


Esta semana se ha publicado el informe Perspectivas de la Energía en el Mundo 2022 de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), en el que se hace hincapié en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) y la transición energética en la era de la guerra de Ucrania.

El informe de la AIE, de 524 páginas, habla de la necesidad de reducir las emisiones de CO2 en un 38%, hasta 1,5 grados, entre 2021 y 2030, dentro del objetivo Net Zero. Añaden que las políticas actuales muestran un descenso del 1% del CO2. Este porcentaje revela que los responsables políticos deben realizar amplias modificaciones en cuanto a las economías basadas en el petróleo.

Fue durante la COP23 en Bonn en 2017 cuando planteé la cuestión de los impuestos sobre los combustibles fósiles al científico de la NASA, temprano denunciante del cambio climático, el profesor James Hensen, que fue el primero en dar la alarma sobre el cambio climático ante el Congreso de los Estados Unidos hace 30 años. Me dijo que la única forma real de reducir las emisiones de combustibles fósiles y rectificar el cambio climático es imponer una tasa general sobre el carbono.

En este sentido, durante la Primera Guerra Mundial se instauró en el mundo una economía basada en el petróleo en lugar de una economía basada en las energías renovables y, por tanto, el quid de la cuestión es que los combustibles fósiles siguen siendo la fuente de energía más barata y, mientras lo sigan siendo, la gente seguirá prefiriéndolos a otras soluciones. De ahí que el profesor Hensen defienda una tasa sobre las emisiones de carbono, ya sea en el punto de producción o en el puerto de llegada. La recaudación de esta tasa iría a parar al público y estimularía la economía.

Puede que la crisis energética se haya desplazado de la crisis climática a la guerra de Ucrania pero, afortunadamente, la respuesta para solucionarla es la misma para ambas: un gigantesco aumento de las inversiones en energías limpias reducirá el cambio climático y también los países dependientes de la energía.

"La crisis energética mundial desencadenada por la invasión rusa de Ucrania ha hecho que muchos países se apresuren a utilizar otras fuentes de energía para sustituir el suministro de gas natural que Rusia ha retenido del mercado. La noticia alentadora es que la energía solar y la eólica están llenando gran parte del vacío, y el repunte del carbón parece ser relativamente pequeño y temporal", dice este informe de la AIE.

Esto significa que las emisiones de CO2 están creciendo mucho menos rápidamente este año de lo que algunos temían y que las medidas políticas de los gobiernos están impulsando verdaderos cambios estructurales en la economía energética. Estos cambios van a acelerarse gracias a los grandes planes de políticas de energía limpia que han avanzado en todo el mundo en los últimos meses.

Como ejemplo de inversión verde, en el marco de su ambiciosa promesa pública de alcanzar una suma total de cero emisiones de carbono en 25 años, el Gobierno escocés ha lanzado una iniciativa para financiar oportunidades de negocio renovables, bajas en carbono, ecológicas y basadas en el reciclaje. Anunciado inicialmente en octubre de 2019, el lanzamiento de la Cartera de Inversiones Verdes de Escocia (SGIP) está destinado a inyectar más de 3.000 millones de libras en propuestas empresariales aceptadas para ayudar al país a alcanzar sus objetivos medioambientales. Dentro de SGIP, Michelin Scotland Innovation Parc (MSIP) implica la reutilización de una fábrica existente de 70.000 metros cuadrados y la creación de una nueva propuesta de desarrollo/inversión de 20.000 metros cuadrados para formar un Parque de Innovación. Se trata de un proyecto de regeneración industrial centrado en la movilidad sostenible y la "energía baja en carbono".

En resumen, el informe de la AIE sobre la crisis energética nos recuerda que está surgiendo un liderazgo en la ecologización de las economías como en cualquier otro tema. La COP27 en Egipto acogerá a más de 90 líderes, con 50.000 delegaciones este noviembre. Al igual que en la COP26, junto a las ONG y los civiles, los líderes empresariales y los inversores también se presentaron en gran número para demostrar su voluntad e intención de actuar contra el cambio climático. En una sesión tras otra se puso de manifiesto que, en esta década, se necesita un tipo de liderazgo diferente para desmantelar las barreras que tradicionalmente han separado a las empresas heredadas, los empresarios, los innovadores, los financieros, los responsables políticos, las ONG y los académicos. Por lo tanto, en la COP27, los líderes mundiales tienen el deber de asegurar los principales riesgos relacionados con el clima para que los inversores los dirijan a las inversiones verdes.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.