Por qué es importante la resistencia: Los palestinos desafían el unilateralismo y el dominio de Israel.

Hasta hace poco, la política israelí no importaba a los palestinos. Aunque el pueblo palestino mantenía su agencia política en las condiciones más desmoralizantes, su acción colectiva rara vez influía en los resultados en Israel, en parte debido a la enorme discrepancia de poder entre ambas partes.

Ahora que los israelíes se embarcan en su quinta elección en menos de cuatro años, es importante plantear la pregunta: "¿Cómo influyen Palestina y los palestinos en la política israelí?"

Los políticos y los medios de comunicación israelíes, incluso los que denuncian el fracaso del "proceso de paz", coinciden en que la paz con los palestinos ya no es un factor, y que la política israelí gira casi por completo en torno a las propias prioridades socioeconómicas, políticas y estratégicas de Israel.

Sin embargo, esto no es exactamente cierto.

Aunque es apropiado argumentar que ninguno de los políticos de la corriente principal de Israel está comprometido con el diálogo sobre los derechos de los palestinos, una paz justa o la coexistencia, Palestina sigue siendo un factor importante en la campaña electoral de la mayoría de los partidos políticos de Israel. En lugar de abogar por la paz, estos campos defienden ideas siniestras, que van desde la expansión de los asentamientos judíos ilegales hasta la reconstrucción del "Tercer Templo", es decir, la destrucción de la mezquita de Al-Aqsa. El primero está representado por los ex primeros ministros israelíes Benjamin Netanyahu y Naftali Bennett, y el segundo en personajes más extremistas como Itamar Ben-Gvir y Bezalel Smotrich.

De ahí que Palestina siempre haya figurado en la política israelí de forma tan vulgar. Incluso antes de la creación del Estado de Israel sobre las ruinas de la Palestina histórica en 1948, el movimiento sionista entendía que un "Estado judío" sólo puede existir y mantener su mayoría judía mediante la fuerza, y sólo cuando Palestina y el pueblo palestino dejen de existir.

"El sionismo es una aventura colonizadora y, por lo tanto, se sostiene o cae en la cuestión de las fuerzas armadas", escribió el ideólogo sionista Ze'ev Jabotinsky hace casi 100 años. Esta filosofía de la violencia sigue impregnando el pensamiento sionista hasta nuestros días. "No se puede hacer una tortilla sin romper los huevos. Hay que ensuciarse las manos", dijo el historiador israelí Benny Morris en una entrevista de 2004, en referencia a la Nakba y la posterior desposesión del pueblo palestino.

Hasta la guerra de 1967, los Estados palestinos y árabes importaban, hasta cierto punto, a Israel. La resistencia palestina y árabe cimentó la agencia política palestina durante décadas. Sin embargo, el devastador resultado de la guerra que, una vez más, demostró la centralidad de la violencia para la existencia de Israel, relegó a los palestinos y marginó casi por completo a los árabes.

Desde entonces, los palestinos importan a Israel basándose casi exclusivamente en las prioridades israelíes. Por ejemplo, los líderes israelíes flexionaron sus músculos ante su electorado triunfante atacando campos de entrenamiento palestinos en Jordania, Líbano y otros lugares. Los palestinos también fueron la nueva mano de obra barata de Israel. De alguna manera irónica, pero también trágica, fueron los palestinos quienes construyeron Israel tras la humillante derrota de la Naksa, o el Retroceso.

Las primeras etapas del "proceso de paz", especialmente durante las conversaciones de Madrid en 1991, dieron la falsa impresión de que la agencia palestina se traducía por fin en resultados tangibles; esta esperanza se evaporó rápidamente a medida que los asentamientos judíos ilegales seguían expandiéndose y los palestinos continuaban perdiendo sus tierras y sus vidas a un ritmo sin precedentes.

El fallecido líder de la oposición Ariel Sharon, del derechista Likud, el 24 de julio de 2000 en el Monte de los Olivos.

El máximo ejemplo del total desprecio de Israel por los palestinos fue el llamado "plan de retirada" llevado a cabo en Gaza por el difunto primer ministro israelí Ariel Sharon en 2005. El gobierno israelí creía que los palestinos eran intrascendentes hasta el punto de que los dirigentes palestinos fueron excluidos de cualquier fase del plan israelí. Los aproximadamente 8.500 colonos judíos ilegales de Gaza se limitaron a ser reasentados en otras tierras palestinas ocupadas ilegalmente y el ejército israelí se limitó a desplegar las zonas densamente pobladas de Gaza para imponer un bloqueo hermético a la empobrecida Franja.

El aparato de asedio a Gaza sigue vigente hasta hoy. Lo mismo ocurre con cada acción israelí en la Cisjordania ocupada y en Jerusalén.

Debido a su comprensión del sionismo y a su experiencia con el comportamiento israelí, generación tras generación de palestinos creían, con razón, que el resultado de la política israelí nunca podría ser favorable a los derechos y las aspiraciones políticas de los palestinos. Sin embargo, los últimos años han empezado a alterar esta creencia. Aunque la política israelí no ha cambiado de hecho, ha pivotado más hacia la derecha, los palestinos, a sabiendas o no, se han convertido en actores directos de la política israelí.

La política israelí se ha basado históricamente en la necesidad de un mayor colonialismo, el fortalecimiento de la identidad judía del Estado a expensas de los palestinos y la búsqueda constante de la guerra. Los últimos acontecimientos sugieren que estos factores ya no los controla sólo Israel.

La resistencia popular en la Jerusalén Oriental ocupada y la creciente compenetración entre ésta y otras formas de resistencia en toda Palestina están revirtiendo el éxito anterior de Israel en la segmentación de las comunidades palestinas, dividiendo así la lucha palestina entre diferentes facciones, regiones y prioridades. El hecho de que Israel se vea obligado a considerar seriamente la respuesta de Gaza a su provocación anual en Jerusalén, conocida como la "Marcha de las Banderas", lo ilustra perfectamente.

Como se ha demostrado una y otra vez, la creciente resistencia en toda Palestina también está negando a los políticos israelíes la posibilidad de hacer la guerra por los votos y el estatus político dentro de Israel. Por ejemplo, la guerra desesperada de Netanyahu en mayo de 2021 no salvó su gobierno, que se derrumbó poco después. Bennett, un año más tarde, esperaba que su "Marcha de las Banderas" provocara una respuesta palestina en Gaza que le permitiera ganar más tiempo a su desmoronada coalición. La decisión estratégica de los grupos palestinos de no responder a las provocaciones de Israel frustró los planes de Bennett. Su gobierno también se derrumbó poco después.

Aun así, una semana después del desmantelamiento de la última coalición israelí, grupos de Gaza publicaron un vídeo de un israelí capturado que se daba por muerto, enviando un mensaje a Israel de que la resistencia en la Franja todavía tiene más cartas a su disposición. El vídeo suscitó mucha atención en Israel, obligando al nuevo primer ministro israelí, Yair Lapid, a afirmar que Israel tiene "la sagrada obligación de traer a casa" a sus cautivos.

Todos estos nuevos elementos tienen un impacto directo en la política, las políticas y los cálculos israelíes, aunque los israelíes sigan negando el impacto evidente de los palestinos, su resistencia y sus estrategias políticas.

La razón por la que Israel se niega a reconocer la agencia política palestina es que, al hacerlo, Tel Aviv no tendría otra alternativa que involucrar a los palestinos como socios en un proceso político que pudiera garantizar la justicia, la igualdad y la coexistencia pacífica. Hasta que esta paz justa se haga realidad, los palestinos seguirán resistiendo. Cuanto antes reconozca Israel esta realidad ineludible, mejor.