Protestas en Irán entran en su cuarta semana.


Las escolares corearon consignas, los trabajadores se declararon en huelga y los enfrentamientos callejeros estallaron en todo Irán cuando las protestas por la muerte de Mahsa Amini entraron en su cuarta semana desafiando la sangrienta represión.

La ira estalló tras la muerte de la kurda iraní de 22 años el 16 de septiembre, tres días después de que fuera detenida por la "policía de la moral" por una supuesta infracción del estricto código de vestimenta de las mujeres en Irán.

Una investigación determinó que Amini había muerto de una enfermedad de larga duración y no de "golpes" en la cabeza, según informó Irán el viernes, a pesar de que su familia había dicho que estaba sana.

Pero las protestas continuaron el sábado, incluso mientras el presidente Ebrahim Raisi posaba para una fotografía de grupo con estudiantes de la Universidad Al-Zahra, exclusivamente femenina, de Teherán, con motivo del nuevo curso académico.

El gobierno ha descrito las protestas como un complot de los enemigos de Irán, entre ellos Estados Unidos, y ha acusado a los disidentes armados -entre otros- de la violencia en la que se ha informado de la muerte de al menos 20 miembros de las fuerzas de seguridad.

Raisi se dirigió a profesores y estudiantes. "Se imaginan que pueden conseguir sus malvados objetivos en las universidades", informó la televisión estatal. "Sin que lo sepan, nuestros estudiantes y profesores están alerta y no permitirán que el enemigo realice sus malvados objetivos".

En Saqez, la ciudad natal de Amini, en la provincia occidental del Kurdistán, se oyó a las alumnas corear "Mujer, vida, libertad" y se las vio marchar por una calle con pañuelos en la cabeza, en unos vídeos que, según el grupo de derechos Hengaw, fueron grabados el sábado.

En otro vídeo que compartió, se oía a un grupo de niñas coreando la misma frase mientras entraban en una escuela de Sanandaj, la capital de la provincia del Kurdistán.

Se compartieron ampliamente en Twitter vídeos macabros de un hombre que parecía haber sido asesinado mientras estaba sentado al volante de su coche en Sanandaj, donde se oían disparos en otras imágenes.

Un funcionario de la policía dijo que las fuerzas de seguridad no utilizaron munición real y que el hombre fue asesinado por "contrarrevolucionarios", informó la agencia de noticias estatal IRNA.

A pesar de las restricciones de Internet destinadas a impedir las concentraciones y a evitar que se difundan imágenes de la represión, los manifestantes han adoptado nuevas tácticas para transmitir su mensaje.

"Ya no tenemos miedo, lucharemos", decía una gran pancarta colocada en un paso elevado de la autopista de Modares, que atraviesa el centro de Teherán.

Huelgas generalizadas.

Hengaw, un grupo de defensa de los derechos de los kurdos con sede en Noruega, dijo que se estaban llevando a cabo "huelgas generalizadas" en Saqez, Sanandaj y Divandarreh, en la provincia del Kurdistán, así como en Mahabad, en la provincia de Azerbaiyán Occidental.

El canal de medios sociales 1500tasvir dijo que hubo protestas en la ciudad sureña de Shiraz, mientras que el sitio web de noticias Iran Wire, con sede en Londres, dijo que los estudiantes también se saltaron las clases para manifestarse en Isfahan y Tabriz.

Al parecer, decenas de personas han muerto durante el mes de manifestaciones. Raisi ha hecho un llamamiento a la unidad.

"A pesar de todos los esfuerzos de los malintencionados, el pueblo fuerte y trabajador del Irán islámico superará los problemas que se avecinan con unidad y cohesión", dijo el sábado en el sitio web de la presidencia.

Detenciones arbitrarias.

Irán ha acusado en repetidas ocasiones a fuerzas externas de provocar las protestas, y la semana pasada anunció la detención de nueve ciudadanos extranjeros, entre ellos de Francia, Alemania, Italia, Polonia y Holanda.

El viernes, el gobierno francés aconsejó a sus ciudadanos que visitaban Irán que "abandonaran el país lo antes posible", alegando el riesgo de detención arbitraria.

El gobierno holandés aconsejó a sus ciudadanos que evitaran viajar a Irán o que se marcharan cuando pudieran hacerlo con seguridad.

"En muchas ciudades del país puede haber manifestaciones que pueden volverse violentas", dijo. "La policía actúa a veces con dureza. Las autoridades iraníes también pueden detener arbitrariamente a personas con nacionalidad extranjera".

Nazanin Zaghari-Ratcliffe, trabajadora benéfica británica-iraní que estuvo retenida en Teherán durante seis años hasta su liberación en marzo, pidió al gobierno británico que actuara ante los abusos de derechos cometidos por Irán.

"Quiero que el gobierno británico observe lo que está ocurriendo, que no haga la vista gorda. Quiero que nos protejan. No podemos ser indiferentes a lo que ocurre en Irán", declaró a Sky News.

"Y si hablamos de proteger los derechos de nuestros ciudadanos, tenemos que hacer algo al respecto. Y creo que tenemos que hacer que Irán rinda cuentas".

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.