¿Realmente Occidente no va a tratar con los ministros israelíes de extrema derecha?


Desde la decisiva victoria de Benjamín Netanyahu en las elecciones generales israelíes de la semana pasada, varios gobiernos han dicho que no tratarán con los ministros de extrema derecha que pueda nombrar en la coalición que finalmente forme.

Una posible coalición estará formada por el Likud de Netanyahu, los partidos ultraortodoxos Shas y Judaísmo Unido de la Torá, y el partido de extrema derecha Sionismo Religioso, dirigido por Bezalel Smotrich, que incluye la facción Otzma Yehudit del extremista Itamar Ben-Gvir. Será el gobierno israelí de extrema derecha más extremo de la historia.

Tanto Washington como Westminster han manifestado claramente su preocupación por la posibilidad de que el gobierno israelí entrante no esté comprometido con los llamados valores democráticos occidentales.

"Esperamos que todos los funcionarios del gobierno israelí sigan compartiendo los valores de una sociedad abierta y democrática, incluyendo la tolerancia y el respeto a todos en la sociedad civil, en particular a los grupos minoritarios", dijo el miércoles pasado el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price.

También el miércoles, el sitio web de noticias estadounidense Axios informó de que es probable que el gobierno de Biden boicotee a Ben-Gvir, cuya facción de extrema derecha obtuvo 14 escaños en la Knesset, si es nombrado para un puesto ministerial, como se espera. Los informes de los medios de comunicación israelíes afirmaban hoy que ha pedido que se le asigne el Ministerio de Educación. También se ha mencionado el Ministerio de Seguridad Interior.

Según una portavoz del primer ministro británico, Rishi Sunak, "pedimos a todas las partes israelíes que se abstengan de utilizar un lenguaje incendiario y demuestren tolerancia y respeto por los grupos minoritarios".

El propio Netanyahu no es bien recibido por muchos líderes europeos porque fomenta las relaciones con derechistas como el primer ministro húngaro Viktor Orban. Además, ha diseñado una coalición de aliados centroeuropeos, creando una cuña dentro de la Unión Europea.

El periodista israelí Emanuel Fabian señaló al Times of Israel que los estadounidenses y los europeos tienen sus propios grupos y partidos de extrema derecha y deberían ocuparse de sus propios problemas relacionados con la extrema derecha y los políticos fanáticos. Describió la elección democrática de políticos de extrema derecha en Israel como un fenómeno natural que puede ocurrir en cualquier sociedad, por lo que no debe considerarse como una preocupación.

Es difícil creer que la preocupación de Estados Unidos y Occidente por la presencia de la extrema derecha en el gobierno israelí sea seria; los hechos hablan más que las palabras, sobre todo en política internacional. Los mismos Estados Unidos que afirman que la participación de Ben-Gvir en el gobierno israelí podría socavar los valores democráticos, acaban de retirar al grupo ultranacionalista Kach, en el que se alimentó su extremismo, de su lista de "organizaciones terroristas extranjeras" designadas.

"Nuestra revisión de estas cinco designaciones FTO determinó que, según la definición de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA), las cinco organizaciones ya no participan en el terrorismo o en actividades terroristas y no conservan la capacidad y la intención de hacerlo", anunció el Departamento de Estado. Esto es un claro indicio de que la oposición pública a personas como Itamar Ben-Gvir es una fachada.

Sin embargo, ¿qué harán Ben Gvir y Smotrich si llegan a ser ministros? Para empezar, probablemente impulsarán la anexión formal de la Cisjordania palestina ocupada; los palestinos serán expulsados de sus hogares en Cisjordania e Israel; y muchos palestinos serán asesinados. Estados Unidos no hará ni dirá nada importante en respuesta a estas acciones ilegales.

Además, Matthew Axelrod, Secretario Adjunto para el Cumplimiento de las Exportaciones de la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio de Estados Unidos, ha dicho al Comité Judío Americano que quienes cumplan con el boicot de la Liga Árabe a la ocupación israelí se verán obligados a reconocer su "maldad" y estarán sujetos a sanciones si sus filiales extranjeras cumplen con el boicot. Básicamente, los estadounidenses están tratando de garantizar que los israelíes puedan seguir matando a los palestinos con impunidad, porque nadie estará dispuesto a hacer ruido al respecto por miedo a las sanciones de Estados Unidos. Esto es la "democracia" al estilo estadounidense.

El presidente francés Emanuel Macron, por su parte, llamó y felicitó a Netanyahu, y se comprometió a reforzar las "ya fuertes" relaciones mutuas entre París y Tel Aviv. El embajador de Estados Unidos en Israel, Tom Nides, dijo que el presidente Joe Biden no había llamado aún debido a la campaña electoral de mitad de mandato y a su apretada agenda, y no por los planes de aislar a Israel en caso de que su gobierno incluya a políticos de extrema derecha.

El gobierno británico nunca se ha atrevido a pedir disculpas por haber entregado la tierra de Palestina a los sionistas, por lo que es poco probable que se atreva a aislar a Ben-Gvir o Smotrich, incluso si llegan a ser primer ministro del Estado de ocupación.

"Es la decisión de Israel de pasarse a la extrema derecha", dijo Asger Christensen, miembro danés del Parlamento Europeo que estuvo de gira por Israel durante las elecciones. "Cooperaremos con esa decisión", incluso si Israel tiene un gobierno de extrema derecha, añadió, "queremos ampliar la cooperación con Israel en Europa".

Lazar Berman, del Times of Israel, acertó al decir que "a muchos líderes, especialmente en Europa y Estados Unidos, les gusta hablar de la importancia de los valores en el escenario mundial, pero en última instancia los intereses nacionales determinan las relaciones entre los Estados".

Está claro que a esas supuestas naciones democráticas no les importa ni la democracia ni los valores democráticos; sólo sus intereses. Biden expresó la mentalidad que hay detrás del apoyo incondicional de su país al Estado de ocupación cuando dijo: "Si no hubiera un Israel, tendríamos que inventar uno".

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.