Trump arremete contra los judíos estadounidenses, mientras un grupo sionista de EEUU le califica de “mayor amigo de Israel”.


Donald Trump ha sido elogiado por la Organización Sionista de América (ZOA) como "el mayor amigo que ha tenido Israel" durante la gala anual del grupo de derecha. El ex presidente arremetió contra los judíos estadounidenses, mientras recibía la medalla Theodor Herzl por sus contribuciones en nombre de Israel y se hizo eco de comentarios anteriores que fueron tachados de antisemitas.

"Hay gente en este país que resulta ser judía que no está haciendo lo correcto por Israel, demasiados", dijo Trump. "Los demócratas obtienen el 75% del voto judío, lo que es difícil de creer. No podemos dejar que eso continúe", continuó. Trump procedió a atacar a las personas del Congreso que dicen "odiar a Israel". Contrastando la situación, subrayó que "no se puede tocar a Israel y no se puede decir nada malo de él".

Condenando al presidente Joe Biden, Trump afirmó que su sucesor había nombrado a "numerosos izquierdistas radicales antiisraelíes para puestos clave del gobierno, incluidos los que han apoyado el movimiento antisemita BDS [Boicot, Desinversión y Sanciones]". Las "traiciones del presidente son escandalosas", subrayó Trump antes de alabar su propio historial de apoyo al Estado del apartheid.

Actuando en contra del derecho internacional y de los deseos de la comunidad internacional, Trump trasladó unilateralmente la embajada de Estados Unidos a la Jerusalén ocupada, reconoció la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán y se retiró del acuerdo nuclear con Irán. Las controvertidas decisiones fueron aplaudidas por los israelíes y le valieron a Trump la fama de ser el presidente más pro-israelí de la historia de EE.UU.

"Trump es el mayor amigo que Israel ha tenido en la Casa Blanca", dijo Klein, presidente de ZOA. "Sentimos que era nuestro deber moral agradecerle todo lo que hizo por el Estado judío y el pueblo judío". En su discurso, Klein se burló de los demócratas progresistas, de los árabes y de la idea de un Estado palestino y dejó claro que su confianza en Trump era inquebrantable. "La Torá promete que Israel es la patria judía, y siempre será la patria judía", dijo Klein. "A diferencia de los políticos, excepto el presidente Trump, Dios cumple sus promesas".

Aunque es celebrado en Israel y alabado por los grupos sionistas, no se puede decir lo mismo de la relación de Trump con los judíos estadounidenses. Con la abrumadora mayoría de los 7,6 millones de judíos de Estados Unidos que votan a los demócratas, han estado en el extremo receptor de las burlas de Trump, que a menudo se inclinan hacia los tropos antisemitas. En 2019, por ejemplo, el expresidente fue tachado de antisemita tras acusar a los judíos estadounidenses de "gran deslealtad".

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.