Un año después de la salida de EE.UU. de Afganistán, Biden se esfuerza por encontrar el equilibrio.


Los 12 meses transcurridos desde la caótica retirada de Estados Unidos de la guerra de Afganistán no han sido fáciles para el presidente estadounidense Joe Biden.

El nuevo presidente estaba volando alto a principios del verano de 2021, el electorado estadounidense aprobaba en gran medida la actuación de Biden y le daba altas calificaciones por su gestión de la economía y la pandemia de coronavirus.

Pero al llegar agosto, la desordenada retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán pareció marcar el inicio de las cosas para él.

Fue un inquietante colofón a los 20 años de guerra estadounidense: el gobierno afgano respaldado por Estados Unidos se derrumbó, un espeluznante atentado mató a 13 soldados estadounidenses y a otras 170 personas, y miles de afganos desesperados descendieron al aeropuerto de Kabul en busca de una salida antes de que los últimos aviones de carga estadounidenses partieran sobre el Hindu Kush.

La desastrosa retirada fue, en su momento, la mayor crisis a la que se había enfrentado la relativamente nueva administración. Dejó en entredicho la competencia y la experiencia de Biden y su equipo, los dos pilares fundamentales de su campaña para la Casa Blanca.

A medida que se acerca el primer aniversario del final de la guerra afgana, el episodio -un punto de inflexión en la presidencia de Biden- sigue resonando mientras éste lucha por sacudirse los pésimos números de las encuestas y levantar la confianza de los estadounidenses en su administración antes de las críticas elecciones de mitad de período de noviembre.

"Fue un momento crucial del que nunca se ha recuperado", dijo Christopher Borick, director del Instituto de Opinión Pública del Muhlenberg College de Pensilvania. "Las cosas iban realmente bien en cuanto a la imagen que los votantes tenían de él en cuanto a la estabilidad de la economía y la forma en que el gobierno abordó la pandemia, cuestiones que son más prioritarias para el electorado estadounidense que la guerra de Afganistán. Pero Afganistán resquebrajó esa imagen de competencia, y no ha sido capaz de repararla"

La debacle de Afganistán fue sólo el comienzo de una serie de crisis para Biden.

Mientras Biden seguía lidiando con las consecuencias de la retirada de Afganistán el verano pasado, los casos de COVID-19 comenzaron a aumentar de nuevo. En los meses siguientes se sumaron las tensiones en la economía causadas por la inflación, la escasez de mano de obra y la invasión rusa de Ucrania. La suma de todo ello dejó a los estadounidenses cansados.

En las semanas anteriores a la caída de Afganistán, Biden estaba en la cresta de la ola. Su índice de aprobación se situaba en el 59% en una encuesta realizada en julio de 2021 por The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research. Una encuesta de AP-NORC realizada el mes pasado situaba su índice en el 36%.

Los funcionarios de la Casa Blanca y los aliados de Biden esperan que el presidente se encuentre ahora en otro punto de inflexión, esta vez a su favor.

Recientemente, la administración ha conseguido importantes victorias en el Capitolio, como la aprobación de la Ley CHIPS y de Ciencia, de 280.000 millones de dólares, destinada a impulsar la industria de los semiconductores en Estados Unidos. El Congreso también aprobó un programa para tratar a los veteranos que puedan haber estado expuestos a sustancias tóxicas procedentes de la quema de fosas de basura en las bases militares estadounidenses.

Y durante el fin de semana, la Casa Blanca cerró el acuerdo sobre una legislación de gran alcance que aborda la atención sanitaria y el cambio climático y que también eleva los impuestos a las rentas altas y a las grandes empresas, un paquete que, según la administración, también ayudará a mitigar el impacto de la alta inflación.

Las victorias legislativas se produjeron después de que Biden ordenara el ataque de un avión no tripulado de la CIA en Kabul que mató al líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahri, que junto con Osama bin Laden fue el cerebro de los atentados del 11-S. Biden dice que la operación valida la decisión de retirarse de Afganistán.

"Tomé la decisión de poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos... y de que fuéramos capaces de proteger a Estados Unidos y de erradicar el terrorismo en Afganistán o en cualquier parte del mundo", dijo Biden en un mitin virtual del Comité Nacional Demócrata la semana pasada. "Y eso es exactamente lo que hicimos"

Biden obtuvo otras grandes victorias legislativas tras la debacle de Afganistán.

En noviembre, firmó un acuerdo de infraestructuras por valor de 1 billón de dólares para financiar la reconstrucción de carreteras, puentes y otros grandes proyectos. En abril, el Senado confirmó a la candidata de Biden al Tribunal Supremo de Estados Unidos, Ketanji Jackson Brown, que se convirtió en la primera mujer negra en formar parte del alto tribunal. Y en junio, Biden se apuntó otra victoria al aprobar el Congreso los cambios más significativos en la legislación sobre armas en casi 30 años.

Pero esos logros legislativos no se vieron recompensados con un aumento de su prestigio entre los votantes.

Eric Schultz, asesor principal del ex presidente Barack Obama, sostiene que hay razones para que la Casa Blanca espere que el impulso cambie con las recientes victorias legislativas.

"La pregunta es: "¿Qué entregaron los demócratas cuando arrasaron con el poder en 2020?" , dijo Schultz. "Y creo que para los demócratas que se presentan en noviembre, tenemos una respuesta aún mejor a esa pregunta que la que teníamos hace unas semanas"

Schultz añadió que la operación que mató a al-Zawahri también ofreció una fuerte evidencia de que los instintos de Biden como comandante en jefe eran correctos.

"Nadie pensó que Afganistán iba a ser una panacea de arco iris y unicornios tras nuestra salida", dijo Schultz. "Pero el presidente tomó la decisión correcta de que, basándose en los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos, podíamos ejecutar nuestros imperativos antiterroristas sin tener miles de tropas sobre el terreno"

William Howell, politólogo y director del Centro para un Gobierno Eficaz de la Universidad de Chicago, dijo que el mayor lastre para la reputación de Biden entre los estadounidenses ha sido la inflación galopante y una pandemia implacable.

Pero la debacle de Afganistán se convirtió en un momento definitorio de la presidencia de Biden, dijo, marcando el momento en que el electorado estadounidense comenzó a cuestionar la capacidad de Biden para cumplir con su promesa de campaña de marcar el comienzo de una era de mayor empatía y colaboración con los aliados después de cuatro años de enfoque "América primero" del presidente Donald Trump.

"Afganistán sigue siendo significativo de cara al futuro, ya que él trata de hacer ese argumento central de competencia para 2020", dijo Howell. "Las imágenes de Afganistán van a seguir siendo la prueba A en la refutación del otro lado de la afirmación de competencia"

La administración, por su parte, ha replicado que se ha perdido en las críticas al esfuerzo de retirada de Estados Unidos el hecho de que, en los últimos días de la guerra, Estados Unidos llevó a cabo el mayor transporte aéreo de la historia de Estados Unidos, evacuando a unos 130.000 ciudadanos estadounidenses, ciudadanos de países aliados y afganos que trabajaban con Estados Unidos.

Biden sigue enfrentándose a las críticas de los defensores de los refugiados inmigrantes que afirman que la administración no ha logrado reasentar a los afganos que colaboraron con el esfuerzo bélico de Estados Unidos.

Hasta el mes pasado, más de 74.000 solicitantes afganos seguían en la lista de espera para los visados especiales de inmigrante que ayudan a los intérpretes militares y a otras personas que trabajaron en contratos financiados por el gobierno a trasladarse a Estados Unidos y allanan el camino para que reciban una tarjeta de residencia. Ese total cuenta sólo con el solicitante principal y no incluye a los cónyuges e hijos. Más de 10.000 de ese grupo de solicitantes habían recibido la aprobación del jefe de misión, según datos del Departamento de Estado.

Días después de la inesperada caída de Kabul el año pasado, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan prometió que la Casa Blanca "llevaría a cabo un extenso lavado en caliente" y "examinaría todos los aspectos" de la retirada de arriba abajo" Pero ese esfuerzo se ha alargado y no se espera que esté terminado antes del 30 de agosto, fecha en que Biden puso fin a la guerra.

La Casa Blanca aún no ha detallado cómo marcará el presidente el aniversario de una guerra que costó la vida a más de 2.400 soldados estadounidenses e hirió a casi 21.000 más. Los republicanos seguramente resucitarán las críticas a la reducción de la administración.

El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, señaló a los periodistas que, si bien la eliminación de Al Zawahri era un triunfo para la comunidad de inteligencia, el momento también confirmaba que los talibanes -expulsados del poder por las fuerzas estadounidenses tras el 11-S para negar a Al Qaeda un refugio- vuelven a dar cobijo a Al Qaeda.

"Cabe destacar dónde estaba Zawahri: En Kabul. Así que Al Qaeda ha vuelto como resultado de que los talibanes hayan vuelto al poder", dijo McConnell. "Esa decisión precipitada de retirarse hace un año produjo el regreso de las condiciones que había antes del 11-S"

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.