Un tribunal israelí deniega la liberación de un palestino en huelga de hambre.


El Tribunal Supremo de Israel ha rechazado un recurso para liberar a un detenido palestino que lleva varios meses en huelga de hambre para protestar por su detención sin cargos.

Khalil Awawdeh, de 40 años, protesta por estar encarcelado sin cargos ni juicio en lo que Israel denomina "detención administrativa". Su familia afirma que lleva 170 días en huelga de hambre, subsistiendo sólo con agua.

Una foto de Awawdeh tomada por su abogado el sábado muestra su aspecto frágil y su cama de hospital.

"El Tribunal Supremo acaba de condenar a muerte a Awawdeh", declaró Diana Buttu, abogada palestina y antigua negociadora.

"El Tribunal Supremo aprueba todo lo que proponen los servicios de seguridad israelíes. Sólo en muy raras ocasiones vemos que se oponen a lo que dicen los servicios de seguridad."

El domingo, el tribunal rechazó un recurso de la abogada Ahlam Haddad, que pedía la liberación inmediata de Awawdeh debido a su mal estado de salud.

El ejército israelí detuvo a Awawdeh en diciembre de 2021, alegando que era un agente del grupo armado Yihad Islámica Palestina, una acusación que su abogado rechazó.

Awawdeh es uno de los varios presos palestinos que han realizado prolongadas huelgas de hambre para oponerse a la política de detención sin juicio de Israel.

Israel afirma que esta política, utilizada durante el Mandato Británico para Palestina, permite al gobierno retener a "sospechosos peligrosos" sin divulgar información confidencial.

Sin embargo, los grupos de derechos humanos afirman que esta política niega a los presos las garantías procesales y tiene por objeto reprimir la oposición a los 55 años de ocupación israelí del territorio palestino.

Los observadores jurídicos también afirman que el Tribunal Supremo no es un órgano imparcial, sino que forma parte del entramado de procesos judiciales, políticos y militares de Israel para someter y reprimir cualquier resistencia a la ocupación.

"En el caso de la detención administrativa, que es el peor abuso de poder de los servicios de seguridad israelíes, uno esperaría ver el mayor nivel de escrutinio. Pero en lugar de eso, es prácticamente el más bajo. Lo que intentan es presionar para que alguien muera a causa de las huelgas de hambre, porque quieren ver hasta dónde llegarán los palestinos y cuál será la reacción", dijo Buttu.

Israel mantiene actualmente a unos 4.400 presos palestinos, 670 de los cuales están en detención administrativa, una cifra que se disparó en marzo, cuando Israel comenzó a realizar redadas de detención casi diarias en la Cisjordania ocupada.

La familia de Awawdeh afirma que no ha ingerido alimentos desde marzo, cuando comenzó su huelga de hambre. La semana pasada, su abogado dijo que su estado se estaba deteriorando y presentó la petición al Tribunal Supremo de Israel después de que un tribunal militar israelí rechazara una solicitud de liberación.

En vista del estado de Awawdeh, el ejército israelí ha suspendido su detención administrativa mientras está hospitalizado, permitiendo que su familia lo visite.

El tribunal dijo en su fallo del domingo, tras examinar la información clasificada de seguridad sobre Awawdeh, que había "una justificación sólida y fuerte para la decisión de la detención administrativa", y dijo que esperaba que la suspensión de la detención "le motivara a aceptar la decisión de poner fin a la huelga de hambre".

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.